ARCHIVADO EN:

El Gremio de Motor ha expresado este miércoles su malestar por la intención del Ayuntamiento de reducir la presencia de motos de las aceras de Barcelona. Según el presidente del gremio, Miquel Donnay, la ciudad tiene un parque de motos muy elevado -unas 280.000 vehículos entre motos y ciclomotores- y la medida puede provocar problemas de movilidad en los puntos de mayor afluencia.

Donnay ha lamentado que la Guàrdia Urbana endurezca su actividad y comienze a multar en puntos específicos de la ciudad a los motoristas que no aparquen en lugares reglamentados.

El Gremio del Motor ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona que abra un diálogo con todas las partes implicadas y ha defendido poner en marcha medidas consensuadas entre todos los afectados que buscan un sitio para aparcar sus motos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.