Las pacificaciones de calles llevadas a cabo por el gobierno municipal liderado por Ada Colau en Barcelona continúan sumando detractores. El cierre de calles al tráfico ha ocasionado numerosos conflictos ante los que la administración local no ha dado respuesta.

Lejos de replantearse el modelo, el consistorio sigue adelante con estos trabajos por toda la ciudad. Ejemplo de ello es la calle Gran de Sant Andreu, donde la pacificación de un tramo de la vía supondrá un desembolso de 4,15 millones de euros. Respecto a las escuelas, el Ayuntamiento prevé tener listas estas obras en el entorno de 155 centros a finales de 2022.

Uno de los colegios que ya cuentan con esta medida es la Escola Dovella, en el Camp de l'Arpa del Clot, para la que se ha pacificado un tramo de la calle de la Muntanya, una medida que cuenta con la oposición de cientos de vecinos.

Prohibición de acceso al tráfico en la confluencia de la calle de la Muntanya con la calle de Mallorca / RP
Prohibición de acceso al tráfico en la confluencia de la calle de la Muntanya con la calle de Mallorca / RP

RECOGIDA DE FIRMAS

Para lograr la pacificación del centro escolar, el consistorio barcelonés ha cortado el tráfico en la calle de la Muntanya, concretamente en el tramo comprendido entre las confluencias de la calle de Mallorca y de la calle de Vidiella.

Pese a no encontrarse en la parte de calle afectada, el negocio Talleres Airos ha mostrado su oposición a esta medida, exigiendo la reinstauración del tráfico en la zona afectada.

Desde el negocio han llevado a cabo una recogida de firmas para pedir la "restitución de la circulación de la calle de la Muntanya". Según ha asegurado el propio taller en sus redes sociales, cuentan con "700 firmas" favorables a dicha propuesta. Consultado por este medio, el gerente de Talleres Airos ha rechazado realizar declaraciones sobre su propia iniciativa.

airos
Acceso de Tallers Airos / RP

ACCESO A LA CALLE

Darío muestra su disconformidad con el corte de calle. No es resdiente del barrio, pero sí acude semanalmente en furgoneta por trabajo, por lo que remarca la complejidad para acceder a la vía si se viene desde la avenida Meridiana. "Antes de que cortaran la calle se podía entrar desde Mallorca. Ahora hay que dar mucha vuelta, es una pérdida de tiempo", afirma. Alberto, que sí reside en el barrio, rechaza esta pacificación por el tramo de calle al que afecta, y señala la guerra al vehículo privado en Barcelona: "Da igual lo que lo uses, los que tenemos coche cada vez lo tenemos más complicado", sentencia.

Elsa tiene un punto de vista distinto al respecto. Esta residente ve "necesario" el corte al tráfico en la confluencia, y destaca el "sinsentido" que hubiera supuesto no pacificar la calle con una escuela que ya está "muy expuesta" con la abundante circulación de la calle de Mallorca.

IMG 6956
Entrada de la Escola Dovella / RP

REAPERTURA AL TRÁFICO

La calle de la Muntanya no es la única vía de la capital catalana en la que los vecinos han pedido que el tráfico circule de nuevo después de prohibir el paso de vehículos.

Recientemente, los residentes de la ronda de Sant Antoni también reivindicaron una reapertura a la circulación, sobre la que los planes urbanísticos del Ayuntamiento se posicionan en contra.

En su caso, dicha exigencia responde a la necesidad de combatir el incivismo y la inseguridad a la que están expuestos los vecinos, y que se materializa en tráfico de drogas, venta ilegal de bebidas y peleas. "Estamos convencidos que si el tráfico vuelve a pasar, todas estas actividades dejarán de suceder y "pacificará" el barrio".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.