Después de tres años de tregua, Uber vuelve a Barcelona. Aprovechando que aún no se ha implantado la nueva regulación de licencias VTC impulsada por el consistorio de Ada Colau, la aplicación ha decidido asomar la cabeza en la ciudad. Para estar ahí cuando empiece el cambio. Después de afianzarse en Madrid, el gigante californiano quiere conquistar a esta ciudad que tan difícil se lo ha puesto. Ya conocen el dicho: cuanto más difícil, más gusta.

Es por ello que han lanzado una oferta de trabajo en InfoJobs con 1.000 vacantes. Sin especificar para qué empresa trabajarán, piden que los postulantes tengan más de 26 años, permiso de circulación en vigor y experiencia de cinco años como mínimo. Según la descripción, transportarán a pasajeros en berlinas de lujo, bajo un contrato indefinido a media jornada y con un salario de 12.000 a 15.000 euros brutos al año.

En este sentido, Uber ha iniciado cursos de formación para aprender a utilizar su aplicación y, en un principio, todo apunta a que en un plazo de 15 días empezarán a operar en la ciudad que tanto anhelan. Si lo consiguieran que, según declaraciones de su presidente, Jaime Castellanos, todo apunta a que sí, Barcelona será la segunda ciudad española donde opere Uber, tras varios años en Madrid.

UN FRENTE NUEVO PARA LOS TAXISTAS

En 2014, Uber ya había probado suerte en Barcelona. Sin embargo, la insistencia de los taxistas y dos huelgas que duraron 12 días, paralizaron la ciudad y Uber se resignó a quedarse solo en Madrid. En plena guerra para echar a Cabify, los taxistas se han topado con este frente nuevo. Por el garbo y la actitud guerrillera que les caracteriza, el sector tradicional del taxi en Barcelona creen que se va 'liar'.

“Por mucho que las asociaciones llamemos a la calma, no vamos a poder controlar a la gente”, ha afirmado el portavoz de Élite Taxi Barcelona, Tito Álvarez, a Metrópoli Abierta. “Se va a ir de las manos”, ha añadido con pena por la situación. “Sabíamos que este momento tenía que llegar y estábamos preparados psicológicamente, pero eso no quita que se nos despierten los instintos más básicos del ser humano”, ha aclarado en un comunicado el taxista guerrillero.

¿DE DÓNDE SALEN LAS LICENCIAS DE UBER?

Los cursos de formación que ha impulsado la aplicación se están realizando en las instalaciones de Yirmi UC Fiesta Omnibus, de la que Castellanos es dueño. Esta empresa la fundaron los dueños de Cabify en 2015 para la compraventa de licencias VTC, obligatorias para operar. La compañía Uber nunca afirma cuántos vehículos operan en la ciudad, pero los responsables de reclutamiento han asegurado que habrá 150 coches.

“Sabemos que Yirmi tiene solo 20 autorizaciones y no sabemos de dónde sacan las otras 130... Está claro que las compran de forma ilegal a día de hoy”, ha insinuado Álvarez en declaraciones a Metrópoli Abierta.

La guerra contra las aplicaciones que “operan al margen de la ley”, no parece que vaya a terminar pronto. Por el momento, el sector del taxi en Barcelona se ha dirigido a "los nuevos" con este cálido recibimiento: “Bienvenidos al infierno”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.