El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este jueves el proyecto de electrificación de la línea de autobuses H16 (Pg. Zona Franca - Fòrum Campus Besòs), la primera formada íntegramente con vehículos 100% eléctricos que se cargan en ruta aprovechando las pausas de regulación en las terminales.

La línea tiene asignados siete autobuses eléctricos articulados, que equivalen a cerca de un tercio del total de la flota, y está previsto que en 2020 circule con un 80% de coches de estas características, y que en 2021 el 100% de los vehículos (22) que den servicio sean eléctricos, ha informado el consistorio en un comunicado.

ELECTRIFICACIÓN DE OTRAS LÍNEAS

El objetivo de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) es continuar en este mismo período 2019-2021 con la electrificación de otras líneas, como la V13 y la H12, razón por la que se han planificado las inversiones correspondientes en material móvil e infraestructura.

La concejal de Movilidad y presidenta de TMB, Rosa Alarcón, ha destacado durante la presentación la "vocación innovadora y de servicio al ciudadano de TMB", y la ha relacionado con el compromiso de mejora del transporte público.

"Los autobuses eléctricos son una buena solución para reducir las emisiones de gases y partículas en la ciudad, y también el ruido, que es un elemento importante de la convivencia en las ciudades", ha apuntado respecto a la decisión de electrificar líneas de recorridos céntricos y muy usadas.

266 NUEVOS VEHÍCULOS

El conseller delegado de TMB, Gerardo Lertxundi, ha expuesto los planes para la segunda reconversión ambiental de la flota de autobuses: prevén adquirir 266 nuevos vehículos entre 2019 y 2021 para renovar coches diesel o de gas natural de primera generación, de los cuales 95 serán eléctricos puros, 50 híbridos y el resto de gas natural comprimido de última generación.

"En el horizonte de 2030, todos los buses en servicio en las líneas TMB serán eléctricos, híbridos o bien propulsados por gas natural comprimido", ha asegurado.

DUPLICACIÓN DE LOS PUNTOS DE RECARGA

En cuanto a la infraestructura de la línea H16, las paradas terminales de los dos extremos ya disponen de puntos de recarga ultrarrápida, una en la calle Cisell, cerca del paseo de la Zona Franca, y la otra en la avenida Eduard Maristany, en el entorno del Fòrum, unos puntos que serán duplicados en breve para poder garantizar el funcionamiento óptimo del carrusel.

La carga rápida en ruta se combina con la carga lenta durante las noches en la cochera, donde también se ha instalado el equipamiento correspondiente, de este modo se asegura que los buses eléctricos sean autónomos y plenamente operativos durante una jornada sin tener que dotarlos de baterías voluminosas y pesadas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.