Son las cuatro de la mañana. A Jordi Varela le suena el despertador. Se viste, coge la bici y pedalea desde su casa en Badalona hasta la Gran Via de Barcelona para apoyar la huelga. Ahí está su taxi, un día más, camuflado entre los más de 2.000 que se han sumado a la protesta para restablecer la ratio de una licencia VTC por cada 30 de taxis. Guarda su bici en el maletero y se reúne con los compañeros. Es lunes, el calor aprieta y será un día largo, eso seguro.

Tiene los ojos encharcados y el corazón en un puño. “Está siendo un cóctel de sensaciones”, confiesa a Metrópoli Abierta. Suenan los petardos que tiran algunos taxistas reunidos en Paseo de Gràcia. Jordi sigue hablando. “Estos días estoy durmiendo muy poco porque estoy nervioso y en alerta”, añade frotándose los ojos.

LA OPORTUNIDAD DE ORO

Jordi es autónomo y cuenta que, para él, el taxi lo es todo. Después de 15 años en el sector, cree que esta es “la oportunidad de oro para cambiar el panorama”. En otras palabras, la oportunidad para regular las licencias VTC que utilizan aplicaciones como Uber y Cabify. Ha depositado grandes esperanzas en la huelga y, respecto a lo que pueda pasar, lo tiene claro: “Seguiremos órdenes”. Silencio. Me mira. Le pregunto cuánto cree que ha dejado de facturar en estos días. Hace números mentalmente: unos 1.000 euros, calcula finalmente. No es el único que nos ha dado esta cifra.

“Algunos clientes me han ofrecido mucho dinero estos días para hacer viajes, pero yo me he negado”, confiesa durante la conversación. El centro de la ciudad está colapsado y son muchas las familias y turistas que reclaman el servicio de transporte privado a cualquier precio para llegar a puntos solicitados como es el caso del Aeropuerto del Prat.

PENDIENTES DE LA ASAMBLEA

Los taxistas están pendientes del resultado de la votación en la asamblea que tendrá lugar esta lunes a las 22 horas. En ella se decidirá si aceptan o no las propuestas del Ministerio de Fomento y, por tanto, si siguen con la ocupación de las calles Gran Via y parte del Paseo de Gràcia. En la concentración de Barcelona uno de los portavoces de Élite Taxi, Cesc Roca, ha anunciado que están de acuerdo en el fondo, “pero no en la forma”.

De este modo, reclama que sea el Consejo de Ministros de este viernes y no el del próximo 14 de septiembre el que apruebe el decreto ley para recuperar la ratio 1/30 y que los ayuntamientos y comunidades tengan todas las competencias para regular las VTC. Por ahora, hay muchos números de que la huelga siga adelante. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.