El taxi de Barcelona continúa haciendo frente a las reiteradas complicaciones con las que se encuentra en la capital catalana, y que se encuentran magnificadas debido al duro golpe que ha significado la pandemia de coronavirus para el sector.

Entre estas dificultades, se encuentra la constante guerra contra las VTC para que éstas cumplan con el reglamento establecido, y que en los últimos meses ha sido especialmente ardua con la compañía Cabify. También destaca la implantación de una aplicación pública para los taxis barceloneses, que no deja de acumular retrasos y cuyo estreno podría llegar definitivamente para el Mobile World Congress de 2022.

Las polémicas actuaciones de urbanismo táctico en la ciudad, que cuentan con una defensa acérrima por parte del gobierno municipal, se han convertido en una preocupación añadida entre los chóferes, ya que comprometen la velocidad comercial de este transporte.

INCLUIR AL TAXI

El coordinador de Élite Taxi, Tito Álvarezexplica que Barcelona se encuentra en una etapa de "transición" en cuanto a cambios en materia de movilidad se refiere, pero lamenta que no se haya "incluido al taxi en el urbanismo táctico". En este sentido, hace referencia a actuaciones como los "chaflanes" a los que no se les permite el acceso, así como al exceso de vehículos en las paradas.

Cruces pintadas en la calle Lincoln de Barcelona / TWITTER - @ADRIME53
Cruces pintadas en la calle Lincoln de Barcelona / TWITTER - @ADRIME53

"Extensión de paradas, paradas provisionales... No han tenido la rapidez para hacer estas cosas con el taxi", critica respecto al contraste entre la veloz actuación de la administración para realizar determinados cambios en materia urbanística y la falta de participación del sector en estas planificaciones.

La proyección de la Via Laietana tampoco convence en el sector. Álvarez destaca que "tener un carril para bus, bici y taxi es una locura inaceptable", ya que existe una falta de "educación vial" que puede causar conflictos e incidentes en caso de llevar a cabo este tipo de cambios en la vía.

CARRILES SEGREGADOS

Otra de las medidas adoptadas por el consistorio que cuenta con el rechazo frontal de los taxistas, son los carriles bus segregados, que se encuentran en diversas calles barcelonesas.

El portavoz del colectivo asegura que esta medida resulta "muy peligrosa y discriminatoria para el cliente del taxi", y pide que se pueda acceder para "recoger clientes", ya que hay "zonas en las que cuesta que dejen entrar".

Con todo, Álvarez resalta la necesidad de "aceptar que la ciudad está cambiando", pero defiende que "hay que mejorar muchos de estos cambios".

CARRILES BICI

Jaime Sau, Secretario de la Unión de Barcelona del STAC, se muestra crítico con las modificaciones de urbanismo táctico implementadas por la administración, haciendo especial hincapié en los carriles segregados y los carriles bici.

Actuaciones de urbanismo táctico en una confluencia de Barcelona / CG
Actuaciones de urbanismo táctico en una confluencia de Barcelona / CG

Respecto a estos últimos, explica que "quitan giros" como en "Gran Via y Diagonal", lo que provoca que deban hacer "rodeos que hacen más largo el camino". En este sentido, recuerda que "el taxi vende kilómetros y tiempo", por lo que supone un evidente perjuicio.

Además, rechaza la idea de "compartir carriles con las bicicletas" y remarca la desventaja que supone la limitación de las vías con un único carril por sentido a 30 kilómetros por hora: "Un patinete o una bici ya pueden ir a 25 kilómetros por hora... Tenemos que tener una ventaja comercial", destaca.

ELIMINAR CARRILES

La eliminación de "carriles de circulación" y la implementación de las "superillas", explica, son problemáticas que también pueden traducirse en una pérdida de velocidad comercial para el taxi en la capital catalana.

En esta línea, Sau señala la reducción de vías para el tráfico rodado en favor de los carriles bici, pero también la ampliación de las aceras en calles como "Pelai, Diputació y Rocafort".

Otro de los elementos señalados por el sindicalista son los cojines berlineses. Criticados con dureza por los motoristas barceloneses debido a su demostrada peligrosidad, tampoco gustan en el sector porque "dañan la amortiguación de los vehículos".

Concentración de taxis en Barcelona / EUROPA PRESS
Concentración de taxis en Barcelona / EUROPA PRESS

FALTA DE COMUNICACIÓN

El portavoz del STAC lamenta que los taxistas conozcan "muchas de estas reformas mediante la prensa" y reclama que la administración cuente con el taxi como "un actor fundamental en la movilidad de la ciudad", ya que los chóferes no encuentran esta valoración actualmente en el gobierno municipal: "Para ellos la prioridad son peatones, bicis y transportes colectivos. ¿Dónde queda el taxi?", se cuestiona.

Sau insiste en la importancia de mantener una buena velocidad comercial, que "beneficia al taxi y al usuario" ya que éste "llega más rápido y por menos dinero a su destino", y defiende que "el taxi pueda entrar en las zonas en las que se restrinja la circulación".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.