Las reclamaciones de los trabajadores de Eulen ya tienen respuesta. Este jueves, el árbitro Marcos Peña ha dictado el laudo obligatorio según el cual, Eulen deberá pagar un complemento salarial de 200 euros mensuales a la plantilla, tal y como defendió el Govern y que rechazaron en dos votaciones los empleados. Asimismo, anula las represalias contra cuatro vigilantes de seguridad. Una decisión salomónica a caballo entre las peticiones y los límites de unos y otros.

Por un lado, apoya la propuesta de la Generalitat -aceptada por la dirección- de aprobar un complemento salarial de 200 euros mensuales, lejos de los 350 euros iniciales que reclamaba la plantilla y de los 150 que proponía la compañía. Peña asegura que la propuesta de la Generalitat ha sido relevante para la elaboración del laudo por su "rigor técnico y la ponderación en equidad" de la propuesta. Por otro lado, deshace los dos despidos y los dos expedientes abiertos por, supuestamente, incumplir los servicios mínimos durante los paros parciales.

¿NUEVA HUELGA EN EL PRAT?

Una resolución de la que todavía no se conoce la posición clara del comité de huelga, representado por el asesor Juan Carlos Giménez. Preguntado por el laudo de obligado cumplimiento, Giménez ha aseverado a este medio que desconoce la letra pequeña de un documento de 28 páginas y que desde la plantilla no solo se pedía la readmisión de los dos despedidos y la supresión de los expedientes, sino “la revisión y la garantía de que no habrá más”, dejando así en el aire la respuesta de los trabajadores.

Precisamente los despidos y expedientes promovieron una nueva convocatoria de huelga registrada el pasado lunes en el departament de Treball. La plantilla de Eulen comunicó nuevos paros parciales todos los viernes a partir del 8 de septiembre, pero falta por ver si esta sigue adelante o si los trabajadores ven suficiente el retirar las represalias como para desconvocar la huelga.

Hasta entonces, el asesor ha explicado a Metrópoli Abierta que analizarán el laudo obligatorio para después valorarlo este sábado en rueda de prensa. El lunes será el turno de los trabajadores en una nueva asamblea convocada en el municipio de El Prat.

JUEGO DE AJEDREZ

A principios de agosto, la Generalitat en calidad de mediador, propuso un extra de 200 euros mensuales que la compañía aceptó por tal de evitar la huelga indefinida de 24 horas. Pero dos días después, el comité de huelga la llevó en asamblea y rechazó por unanimidad esta opción. En una votación sorpresa, se reclamó un complemento de 250 euros en 15 pagas. 

El resultado hizo saltar las alarmas y llevó al Gobierno central, inexistente hasta la fecha en la mesa de negociación, a convocar un gabinete de crisis. El caos en las colas de El Prat llegaban a Moncloa. El encuentro que se celebró en la delegación del Gobierno en Barcelona reunión a miembros de la administración estatal, catalana y local. Todos, en bloque, pidieron a la plantilla que reconsideraran la oferta y votaran únicamente esta opsción, sin propuestas imprevistas. Lo hicieron dos días después, pero la respuesta volvía a ser negativa: pedían 200 euros en 15 pagas.

La situación provocó que el Ejecutivo central aprobara el laudo obligatorio al tiempo que desplegaba una mayor presencia de agentes de la Guardia Civil. Ahora, la resolución puesta encima de la mesa es definitiva y de obligado cumplimiento, pero sigue sin estar claro si el conflicto en El Prat ha llegado, definitivamente, a su fin.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.