ARCHIVADO EN:

El presidente del Reial Automòbil Club de Catalunya (RACC), Josep Mateu, ha criticado la política que se está siguiendo desde el Ayuntamiento de Barcelona que preside Ada Colau para la implantación de los carriles bici. “Se está primando la cantidad por la calidad”, ha afirmado el presidente del RACC.

El dirigente del prestigioso club automovilístico considera que se están construyendo demasiados carriles bici, algunos de ellos “en zonas en las que no hay demanda para ello”. La consecuencia es, según Mateu, que hay calles en las que la implantación del carril bici solo ha servido para que haya más problemas de circulación, más atascos y, por lo tanto, más contaminación. Y ha puesto como ejemplo las calles París y Ganduxer, donde la reciente implantación del carril bici ha generado más perjuicios que beneficios. “Ha habido mucha prisa para hacer carriles bici por toda la ciudad para dar respuesta al crecimiento del número de gente que va en bici, pero deberíamos intentar pararnos y analizar lo que no estamos haciendo bien”.

ESTUDIO SOBRE TRÁNSITO

Josep Mateu ha hecho estas declaraciones durante la presentación de un estudio sobre la 'Convivencia entre usuarios de diferentes modos de transporte en Barcelona', excluyendo los transportes públicos, en el que pone sobre el tapete los principales temores de los ciudadanos y las infracciones más habituales. Según el estudio, alrededor de un tercio de los ciudadanos que se mueve por la ciudad comete algún tipo de infracción.

En estudio desvela también que son precisamente los que van en moto los que cometen las infracciones más peligrosas, lo que tiene como consecuencia que es el colectivo con mayor casos de mortalidad por accidentes en la ciudad. La razón es que las infracciones que cometen suelen ser a una velocidad elevada y se producen por impactos con otros vehículos.

Este dato contrasta con el hecho de que casi un cuarto de las personas que van en moto se sienten más inseguros cuando conducen por la ciudad, mientras que el porcentaje baja sensiblemente tanto si se habla de conductos de coche, ciclistas y automovilistas ( 1 de cada 7) o peatones (1 de cada 5).

LA VIGA EN EL OJO AJENO

Una de las conclusiones del estudio revela que la percepción de las infracciones depende del lado desde el que se mire. Así, los que son más señalados por los demás por su conducta son los que van en moto o en bici, aunque por contra son estos últimos los que se muestran más tolerantes con el resto de ciudadanos. Hay que tener en cuenta en este caso que las maniobras irregulares de los ciclistas son las que menos riesgo tienen de producir un accidente grave, a lo que hay que añadir que desde 2010 hasta 2016 tan solo un 6 % se ha visto implicado en algún suceso.

Una de las conclusiones es que casi todos los conductores y los peatones tiene muy poca predisposición a reconocer sus propios errores, mientras que siempre se suelen magnificar los de los demás.

INFRACCIONES MÁS COMUNES

La infracción más habitual de aquellos que se desplazan en algún tipo de vehículo es la de no pararse correctamente ante una señal de stop. De hecho, incumplen esta norma el 94,8 % de los ciclistas el 92 % de los que van en moto, y el 77 % de los automovilistas. Los que van en bici son los que más infracciones acostumbran a cometer: el 99 % no avisan de las maniobras, casi el 95 % tan solo reducen su velocidad ante una señal de stop y el 90 % no respetan los pasos de peatones.

Motoristas invadiendo la zona del carril bici / RACC
Motorista invadiendo en carril bici / RACC

No poner el indicador a la hora de hacer un cambio de carril (89 %) o un giro (44 %), también están en el podio de las infracciones que cometen los motoristas, mientras que en el caso de los coches, no respetar los pasos de peatones (37 %) y no indicar el cambio de carril (24 %), son las más habituales.

En el caso de los peatones, cruzar un paso de peatones sin mirar (41 %), pasar el carril bici sin mirar (41 %) o cruzar el semáforo en rojo (40 %), son las principales infracciones.

El estudio se ha hecho en base a entrevistas y observación directa en varios puntos de la ciudad y ha constatado que, de todos los estudiados, tres cruces son más peligrosos de lo habitual, ya que en cada uno de ellos se concentran más de 20 accidentes al año. Se trata de los cruces de Nàpols-València, Gran Via-Pau Claris y Berlín- Entença.

RECOMENDACIONES

El RACC aprovecha los resultados del estudio para hacer una serie de recomendaciones tanto a los ciudadanos como a las administraciones públicas para mejorar la convivencia en las calles.

Para los peatones, recomienda refozar los pasos de viandantes, informar sobre los riesgo de las infracciones, o incrementar el tiempo de aquellos semáforos en que sea demasiado breve.

A los ciclistas, obligarles a realizar cursos formativos, incrementar la vigilancia para evitar las infracciones, instalación de semáforos propios para ciclistas y completar la red de carriles bici y acabar con la práctica de circular por las aceras.

Respecto a la motos, aconseja la instalación de sistema de frenada ABS de serie en todas, controlar el exceso de velocidad, mejorar su sistema de iluminación y obligar a realizar una formación para los nuevos motoristas con el permiso B3.

En cuanto a los coches, instalar frenada automática de emergencia en todos los modelos, mayor control del exceso de velocidad y de las distracciones y mayor formación en materia de seguridad vial y comportamiento en la vía pública.

También recomienda a las administraciones mejorar las infraestructuras y la iluminación viaria, y ofrecer cursos de formación y educación.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.