Hombres y mujeres llevan siglos despatarrándose cuando se sientan. Sin embargo, a lo largo de la historia, son las mujeres las que se han visto obligadas a cerrar las piernas públicamente. Más que nada por una convención social: una debe mostrarse coqueta, recatada, femenina. Hace unos años, las redes sociales pusieron la mirada sobre esos hombres que aún abren sus piernas en los lugares públicos. El movimiento impulsado por mujeres hartas de tener que encogerse de piernas se llamó manspreading, y se hizo viral.

Seguramente te suene porque Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) impulsó una campaña en el Metro el pasado mes de junio en el marco de su iniciativa Viaja con Karma. Siguiendo los pasos de Nueva York –pionera en esta petición a finales de 2014– TMB pide a través de un vídeo que se respete el espacio de los otros. Y, al final de su vídeo, lanza un mensaje en clave dhármica: “Todo vuelve”. Como queriendo decir que el karma te lo devolverá. Como si fuera una pequeña advertencia: el despatarre te pasará factura.

MÁS VÍDEOS CONTRA CONDUCTAS INCÍVICAS

Tal como ha podido saber este medio, TMB aún no dispone de datos que determinen cómo está funcionando la campaña que lleva más de dos meses en marcha. Lo que sí que tiene claro la empresa pública es que en los próximos meses lanzarán nuevos vídeos carteles advirtiendo de más conductas incívicas en el transporte público. El objetivo es facilitar la convivencia entre los pasajeros: que haya menos ruido o que nadie pase sin pagar el billete, por ejemplo.

¿Cómo lo ven los usuarios? Algunos de ellos confiesan que con esta iniciativa han empezado a tomar conciencia sobre el despatarre. “Antes lo hacía sin darme cuenta, ahora cuando veo que estoy ocupando demasiado espacio, me corto”, indica un viajero. Por otro lado, una usuaria revela que ella también hacía 'menspreading' y reivindica que solo sea algo dirigido a hombres porque “muchas mujeres también se despatarran”.

¿MÁS O MENOS?

En las redes sociales algunas usuarias –mujeres mayoritariamente– han dejado constancia de esta práctica que a día de hoy sigue perpetuándose. Una de ellas publica una foto en la que aparece un hombre abierto de piernas en el Metro. En el tuit pide, en la línea de TMB, que se respete el espacio público. Contrariamente, otra barcelonesa comenta a este medio que cada vez ve a menos hombres haciendo manspreading.

 

 

Por su parte, el monstruo audiovisual Netflix aprovechó el debate para hacer publicidad en el Metro de Barcelona en marzo, antes de la campaña de TMB. En un cartel anunciaba el estreno de la nueva temporada de la serie Jessica Jones. “¿Despatarrado? Cierra las piernas...”, dejaba caer. Funcione o no funcione, está claro que se trata de una iniciativa con enganche. El debate sigue abierto.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.