ARCHIVADO EN:

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona han confirmado este miércoles, 27 de julio, una noticia avanzada por Metrópoli Abierta en exclusiva el pasado 13 de febrero. El proyecto constructivo para la unión del tranvía, entre la plaza de les Glòries y Verdaguer, se licitará el último trimestre del año y los trabajos a pie de calle deberían empezar durante la primera mitad de 2021. En febrero, cuando este medio publicó la información, el proyecto se estaba redactando.

Según han explicado el conseller de Territori y Sostenibilitat, Damià Calvet, y la teniente de alcaldía del Ayuntamiento, Janet Sanz, las obras costarán unos 44,3 millones de euros, con el objetivo de que estén listas en 2023, antes de las elecciones municipales previstas para ese mes de mayo. La reforma durará unos 21 meses, 18 de ellos para la construcción propiamente y tres más para el desvío de servicios.

TRES PARADAS

Entre Glòries y Verdaguer, el tranvía tendrá tres paradas nuevas: Verdaguer, Sicília y Monumental -la parada de Glòries actual será reformada-, y se estima que el número de pasajeros diarios que transportará serán unos 19.000. El consejo de administración de la Autoritat del Trasport Metropolità (ATM), un consorcio en el que tiene mayoría el Govern autonómico, ha dado el visto bueno definitivo al proyecto este mismo miércoles.

La llamada Fase 1 de la conexión del tranvía por la Diagonal conllevará la construcción de un tramo de 1,8 kilómetros entre Glòries y la Diagonal con la calle de Girona. El proyecto ferroviario irá acompañado de una importante reforma de la Diagonal, una avenida en la que se reducirá considerablemente el espacio al coche. "Queremos una Diagonal más verde y con más comercios", ha dicho Sanz. La Fase 2, todavía sin calendario, prevé que el tranvía llegue hasta Francesc Macià para completar la unión del TramBesòs y el TramBaix.

EL TIPO DE GESTIÓN, SIN DECIDIR

En la rueda de prensa de este miércoles, ni Calvet ni Sanz han aclarado cómo será la gestión de este nuevo tramo del tranvia. Actualmente, el TramBaix y el TramBesòs son de explotación privada y la concesión no acaba hasta 2032. Calvert ha subrayado que la gestión no está cerrada y que se hay una comisión entre la ATM y el Ayuntamiento para estudiar cuál es la mejor opción". Desde el gobierno de Ada Colau se defiende una gestión pública. La gestión no es un tema baladí, y la opción que se escoja permitirá o no contar con el apoyo de ERC, que también se decanta por lo público.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.