Giro de 180º a la gestión del AVE tras la introducción por parte de Renfe del servicio low cost, con precios muy asequibles. El día 6 de abril empezará a circular el AVLO y la venta de los billetes empezará el próximo lunes 27 de enero por la mañana.

WEB PROPIA PARA VENDER LOS BILLETES

Quiénes adquieran antes los billetes tendrán más posibilidades de hacerse con los más baratos, aunque, eso sí, para el arranque la oferta de tarifas baratas será bastante amplia. La adquisición podrá realizarse de momento sólo a través de una web específica (www.avlorenfe.com) y más adelante también en las taquillas, donde se cobrará un coste de gestión.

El precio del billete oscilará entre un mínimo de 10 y un máximo de 60 euros, con tarifa reducida de 5 euros para los menores de 14 años. Como en los todos los low cost, ya sean de avión o de tren, cualquier servicio adicional tendrá que pagarse a parte, ya sea una maleta de más, el wifi o el enchufe para cargar el móvil. 

Además, según avanza El Periódico de Catalunya, de los tres trenes diarios en cada sentido que se pondrán en marcha, dos pararán en Zaragoza y el tercero será directo. No habrá más paradas intermedias.

LOS HORARIOS

Los horarios están fijados en tres franjas muy delimitadas. Los trenes de la mañana saldrán a las 9.25h de Barcelona-Sants y a las 9.15h de Madrid-Atocha. Los de la tarde a las 16.25h y las 16h, respectivamente. Y los de la noche a las 20.35h y a las 20h.

Más adelante, a partir del 4 de mayo, se añadirá un cuarto servicio que saldrá a media mañana. A las 12.40h y las 12.50h. Y antes de finalizar el año se sumará otro aún por determinar.

MISMO TIEMPO QUE EL AVE

El tiempo de recorrido será muy similar al del AVE. El de media tarde, que será directo, tardará dos horas y media y los dos restantes, con parada en Zaragoza, dos horas y 45 minutos. La ciudad aragonesa no perderá frecuencias.

La estación de destino en Barcelona será Sants (en el futuro también La Sagrera). Por el momento, el AVLO no parará en ninguna otra estación intermedia más allá de Zaragoza. Ni en Tarragona, ni en Lleida, ni en Calatayud ni en Guadalajara porque Renfe entiende que tienen que ir siempre llenos. 

No se descarta que (más adelante) pueda haber más paradas. La rentabilidad calculada para este servicio es de alrededor del 3%, realmente muy ajustada y cualquier desviación puede derivar en pérdidas.   

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.