Un bus de TMB en la parada de la calle de la Diputació / METRÓPOLI - RP
Un bus de TMB en la parada de la calle de la Diputació / METRÓPOLI - RP

Indignación por una parada de bus ante un carril bici en Barcelona: "Es un desastre"

El Ayuntamiento recoloca este punto en un emplazamiento de alto riesgo por las obras de Gran Via

Guardar
Periodista

Las obras del nuevo carril bici que transcurrirá por los laterales de la Gran Via de les Corts Catalanes ya están en marcha. El pasado mes de diciembre comenzaron los trabajos preparatorios para bajar estas vías a la calzada y, desde el pasado lunes, se ha cortado el tráfico para ultimar las labores necesarias antes de ejecutar el nuevo carril. Como el Ayuntamiento indicó en una nota informativa, se están llevando a cabo tareas de "fresado y aglomerado del pavimento, semaforización, pintura, colocación de piezas separadoras y señalización". Pese a que mientras duren las obras se permitirá acceder a los vados, los autobuses que circulan en la zona han desviado su recorrido.

Las líneas H12, 6, 7, N2 y N3 cuentan con una parada provisional carente de seguridad para los pasajeros. Ubicada en el número 407 de la calle de la Diputació, se encuentra justo delante de un carril bici, por lo que los usuarios se ven obligados a bajar del convoy en una vía ciclable. Esto también resulta un problema para los conductores de bus, ya que deben invadir el carril bici para realizar sus paradas, una tarea especialmente complicada con los vehículos articulados y un auténtico caos en materias de movilidad y seguridad.

Bus sobre el carril bici / METRÓPOLI - RP
Bus sobre el carril bici / METRÓPOLI - RP

PARADA PELIGROSA

La ubicación de la nueva parada con motivo de las obras de Gran Via causa el rechazo de vecinos y usuarios. Maria Antònia, residente de la Dreta del Eixample, se muestra preocupada por su hermana: "Vive cerca de aquí, así que ahora se baja en esta parada. Es muy mayor y no se entera cuando viene una bicicleta, tengo miedo de que la atropellen", admite.

Para Olga, quien vive desde hace décadas en la capital catalana, la ubicación escogida durante la realización de las obras es un "auténtico desastre" por el riesgo que conlleva. "Es muy peligroso, te bajas del bus y no ves si viene una bicicleta. Te pueden atropellar", explica. Esta barcelonesa también incide en que "las bicicletas no van identificadas con matrícula", por lo que en caso de accidente "no sabes quien lo ha provocado".

Fabiola también reconoce la peligrosidad de la parada. Acostumbra a bajarse en ella, ya que su centro de trabajo se encuentra "a dos esquinas", por lo que agradece la poca distancia que tiene que caminar desde que sale del autobús. Pese a ello, comparte el riesgo que ésta supone: "Es complicado para la gente mayor y para los ciclistas, que tienen que salir del carril".

"ANULAR EL CARRIL"

Para tratar de evitar el conflicto en la vía, el Ayuntamiento ha marcado con pintura una pequeña señal de ceda el paso y ha colocado un discreto cartel de reducidas dimensiones que indica la prioridad de los autobuses sobre las bicicletas.

Una mujer baja del bus al carril bici / METRÓPOLI - RP
Una mujer baja del bus al carril bici / METRÓPOLI - RP

Un chófer de TMB reconoce, mientras espera la llegada de su compañero para realizar el cambio de turno, que su propuesta habría sido otra. "Hay una marca de ceda el paso, pero para mi la solución era poner una valla y anular el carril bici mientras durasen las obras", asegura.

Xavi, en cambio, propone otra fórmula. Este ciclista que utiliza semanalmente el carril de la calle de la Diputació tacha de "vergonzoso" que la parada de bus "interrumpa" la vía ciclable, y remarca que "la solución debería ser encontrar un sitio en el que no obligaran a los ciclistas" a desviarse, especialmente para evitar subir a la "acera".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.