ARCHIVADO EN:

La batalla entre el sector del taxi y las compañías que prestan servicios de alquiler de coche con conductor como Uber y Cabify sigue enquistada y cada vez parece que hay menos posibilidades de llegar a un acuerdo. Las principales asociaciones del taxi aparcarán por un día sus diferencias y taxistas de toda España se manifestarán este martes en Madrid para presionar al Ministerio de Fomento, al que responsabilizan de la proliferación de licencias VTC que pone “en peligro la supervivencia del sector”.

En Barcelona, asociaciones como Élite Taxi han convocado un paro de 24 horas que empezará a las 6:00 del martes y finalizará a la misma hora del miércoles, con excepción de los ya habituales “servicios sociales” para gente con movilidad reducida o emergencias, que serán gratuitos. Según Élite, más de 500 taxis viajarán hasta Madrid para participar en la manifestación. En total, unos 3.000 taxistas barceloneses estarán en la que promete ser la mayor concentración de la historia del sector, que podría convocar a unos 25.000 taxistas de todo el país.

Se trata del último paso de la larga lista de protestas del sector, que ha ido subiendo niveles. En enero organizaron una marcha caracol que colapsó las rondas de Barcelona. En marzo se manifestaron ante el Ayuntamiento y ante el Parlament y organizaron un paro de 12 horas en toda la ciudad. A finales de abril subieron otro escalón y protestaron ante la delegación del Gobierno. Y ahora, viendo que se habla mucho, pero se hace poco, se plantarán ante el Congreso de los Diputados

Manifestación de taxistas en Barcelona / Archivo

DENUNCIAN PRÁCTICAS DE UBER Y CABIFY

Además de romper la convivencia que siempre había existido entre taxis y VTC, las asociaciones del sector han denunciado una vez más las prácticas de Uber y Cabify, que según Fedetaxi, imponen “jornadas de más de 60 horas a la semana” y obligan a sus conductores a “hacerse falsos autónomos”. Por su parte, Élite Barcelona, que hace unas semanas logró una importante victoria en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, siempre ha denunciado “la falsedad especulativa” de estas compañías, que utilizan sociedades en países extranjeros para tributar menos en España.

Por ello, han exigido la supresión de las ventajas fiscales para las VTC, que tienen un IVA reducido del 10%, y la creación de una identificación homogeneizada para todos los coches que presten servicios de alquiler con conductor. También han denunciado en reiteradas ocasiones el gran negocio que existe detrás de las licencias VTC que otorgan las comunidades autónomas previo pago de una tasa administrativa de unos 30 euros y que luego se pueden revender por precios que van de los 30.000 a los 50.000 euros. 

LAS VTC CONTRATACAN

La patronal de empresas VTC, Unauto, ha decidido pasar a la acción y ha emitido un duro comunicado en el que acusa a los taxistas de ser los que pagan menos impuestos, en contra de lo que estos afirman. Según el presidente de la asociación, Eduardo Martín, el 95% de los taxistas españoles se acoge a la tributación por módulos y pagan nueve veces menos impuestos que un conductor de VTC. "No parece justo que tengan un sistema de tributación tan extremadamente desigual", ha declarado.

En la nota, Unauto asegura que un taxista que recorra unos 60.000 kilómetros al año acaba pagando unos 900 euros, mientras que un conductor con licencia VTC debería pagar casi 8.800 euros. "El régimen actual no sólo reduce notablemente la recaudación fiscal en el Estado Español sino que ofrece, una vez más, una clara ventaja competitiva para los operadores del taxi en detrimento del sector de las VTC y del conjunto de la ciudadanía", apunta.

EL TRIBUNAL SUPREMO TIENE LA PALABRA

Más allá del cruce de acusaciones y declaraciones, lo cierto es que ahora mismo es el Tribunal Supremo el que tiene en sus manos el futuro del taxi y de las VTC. El alto tribunal tiene varias recursos encima de la mesa que podrían poner en el mercado miles de licencias VTC solicitadas entre 2013 y 2015 aprovechando el vacío legal generado por el Ministerio de Fomento, que tardó dos años en aprobar un reglamento necesario para mantener el ratio de 1 VTC por cada 30 taxis que exigía la ley.

El Supremo también será el encargado de resolver el polémico recurso de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) contra el Real Decreto de 2015 que establecía algunas restricciones a las VTC por considerar que no están “suficientemente justificadas”. Entre otras cosas, la CNMC considera que Fomento debería eliminar “los límites cuantitativos a las licencias VTC, la obligación de la contratación previa del servicio y la prohibición de competir de forma directa en la calle”. Por el momento el Gobierno mantiene que no cambiará el régimen jurídico de los vehículos de alquiler con conductor, pero está por ver cuál será la decisión del Supremo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.