El metro de Barcelona vivirá el próximo lunes una nueva jornada de huelga. Se trata de la segunda en este mes de mayo, a la que habrá que sumar una tercera que se acontecerá el próximo viernes 24. Como ya sucedió el pasado día 10, TMB ha expresado que los servicios mínimos establecidos durante la jornada por el Departament de Treball, Afers Socials i Famílies serán "insuficientes" para cubrir la elevada demanda de usuarios que optan por moverse en el suburbano durante los días laborables.

De esta manera, volverán a repetirse escenas de auténtico caos en el metro y esperas que, en función de la franja horaria y línea en la que viaje el usuario, podrán sobrepasar los 60 minutos.

FRANJAS HORARIAS

Los intervalos de paso del metro dependerán de los horarios y líneas. Así, entre las 7 y las 9 horas, habrá que esperar entre 6 y 10 minutos en las líneas convencionales, y entre 14 y 27 minutos en las automáticas.

De 16 a 18 horas, los intervalos de paso serán de entre 8 y 13 minutos en las líneas convencionales y de 14 a 27 minutos en las automáticas. Será entre las 21.35 y las 23.35 horas cuando haya que esperar el metro más de una hora independientemente del andén donde se encuentre el usuario. Tal será la espera, que TMB recomienda consultar el horario de paso en su página web durante esta franja horaria.

Durante el resto del día el servicio debería cumplir con las frecuencias habituales de paso, que acostumbran a verse alteradas de todas formas por la adaptación a los intervalos de paso.

INCIDENCIAS

Las incidencias producidas durante los días de huelga en el servicio del metro son bien conocidas por los barceloneses. Desde esperas superiores a los intervalos establecidos hasta restricciones de acceso en algunas estaciones como Sagrada Familia, Verdaguer o La Sagrera, en la línea 5, ha llevado a los viajeros al hartazgo total.

Incluso los grafiteros aprovechan estas jornadas para hacer de las suyas. Al haber más metros estacionados, estos ven la oportunidad ideal para poner en marcha actos vandálicos que tienen afectaciones en el servicio.

La crisis del amianto vuelve a ser, una vez más, la causa de los paros del próximo lunes. Pese a que desde TMB ya se están llevando a cabo medidas para resolver esta problemática, como la retirada de materiales que contienen amianto, la realización de exámenes de salud a más de mil trabajadores en activo y más de 400 jubilados, y una ampliación de recursos económicos destinados a proteger la salud de trabajadores y viajeros, el comité de empresa ha decidido mantener las dos huelgas restantes de mayo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.