La Guardia Urbana de L'Hospitalet de Llobregat ha impuesto 1.003 sanciones a conductores de patinetes eléctricos en lo que va de año, superando con creces las 750 que se emitieron en todo el 2020.

La mayoría de las multas, que oscilan entre los 80 y los 1.000 euros en función de la gravedad de los hechos, son por circular por aceras o zonas de peatones (307), no respetar el semáforo en rojo (216), transportar pasajeros (129) y no obedecer las señales de prohibición o restricción (104). Conducir de forma negligente (96), usar auriculares (68) o el teléfono móvil (40) son otras justificaciones principales de las sanciones.

Otras infracciones sancionadas han sido conducir bajo los efectos de las drogas (11), con una tasa de alcohol superior a la permitida (11), sin precaución por evitar daños (6), de forma temeraria (6), por no respetar las órdenes de los agentes de la autoridad (5), incumplir la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia (2) o drogas (1) y no facilitar la identidad a otras personas implicadas en un accidente de circulación (1).

ACCIDENTES

Entre julio de 2020 y el mismo mes de 2021 se han producido 114 accidentes en los que se han visto implicados estos vehículos de movilidad personal. Esta cifra supone un 65,3% más que en el mismo periodo de los años anteriores, según ha explicado el Ayuntamiento del municipio metropolitano.

El consistorio ha asegurado que el control de los patinetes eléctricos por parte de la policía local "responde al gran número de quejas ciudadanas e incidentes motivos por la circulación de estos vehículos".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.