A mediados de septiembre una cincuentena de entidades presentaron la Plataforma Pro Mobilitat Lliure, una herramienta para expresar el rechazo al plan de movilidad del Ayuntamiento de Barcelona. Entre los integrantes de la organización se encuentran Foment del Treball, Cecot y el Gremi d'Hotels, además de asociaciones de vecinos, de comerciantes y múltiples entidades.

En conversación con este medio, el portavoz de la Plataforma Pro Mobilitat Lliure, Joan Blancafort, hace una enmienda a la totalidad a las políticas de movilidad del consistorio barcelonés. Blancafort lamenta que el Gobierno municipal actúa “sin consultar con los vecinos” y sin buscar el consenso con los actores implicados. Desde la plataforma defienden que los cambios en la movilidad de Barcelona se tienen que hacer “de forma acordada” y consideran que “el gobierno de Colau no ha cumplido con ello”.

"LAS PINTURAS NO SE ENTIENDEN"

Durante los meses de aislamiento el consistorio ha reducido los carriles de algunas calles de Barcelona, dejando en la mayoría de los casos una única vía. Para delimitar las arterias el Ayuntamiento ha pintado con rayas amarillas, azules y rojas las zonas, confundiendo tanto a los peatones como a los conductores. Una política que no gusta al portavoz de la plataforma, muy crítico con lo que se ha bautizado popularmente como el pinta y colorea de Colau. 

Según Blancafort, las pinturas “no se entienden, confunden a la ciudadanía y no tienen sentido”. El también Secretario General del Gremi del Motor afirma que “no se ve clara la funcionalidad de estos dibujos”. 

PRIMEROS MOVIMIENTOS

Desde la plataforma no piensan quedarse de brazos cruzados. Nacieron con ganas de participar del debate público e incidir en las políticas de movilidad. Por ello, la semana pasada convocaron a todos los grupos municipales para abordar las siguientes temáticas: uso del transporte público, la bicicleta, nuevo sistema de pintura y los bloques de hormigón. La concejal de Movilidad en el Ayuntamiento, Rosa Alarcón, asistió al acto pero el partido de Ada Colau, Barcelona en Comú, dio la espalda a la convocatoria. El resto de partidos de la oposición sí estaban presentes. 

La reunión sirvió como un foro alternativo al Pacte per la Mobilitat impulsado por el Gobierno municipal. Un pacto duramente criticado por Blancafort por el amiguismo y la ausencia de autocrítica en este espacio. Según él, el Ayuntamiento tan sólo escucha a aquellos colectivos que simpatizan con su ideología. "Vas a ciegas. En la plataforma participan entidades afines al pensamiento de los grupos municipales del gobierno", lamenta.

Un carril para peatones pintado de color amarillo en Barcelona
Un carril para peatones pintado de color amarillo en Barcelona

TRANSPORTE PRIVADO EN BARCELONA 

Otra de las premisas del consistorio cuestionada por Blancafort es el trasfondo de las políticas de movilidad. Esto es, el ataque directo contra el vehículo privado, ya sea coche o moto. Asegura que el uso del transporte privado no significa lujo, sino que en muchos casos “es la única opción” para muchos ciudadanos. También destaca algunas externalidades positivas del transporte privado: “Barcelona puede funcionar gracias a los miles de usuarios de moto, porque éste es el vehículo que descongestiona y el que menos contamina”.

El portavoz de la plataforma defiende que “la moto reduce emisiones, los tiempos de desplazamientos y contribuye a la distancia física y social". Añade que "la ciudad somos todos y la obligación de los gestores municipales es identificarlos y solucionarlos, no crear otros nuevos y complicarla más aún”.

Blancafort también reivindica la libertad de elección de cada uno a la hora de escoger el modelo del transporte. Afirma que, a diferencia de los colectivos del agrado del gobierno de Colau contrarios al vehículo privado, la plataforma "no va nunca en contra del transporte público", sino que defiende que se pueda "escoger".

CRÍTICAS A LA ZBE

El Secretario General del Gremi del Motor remarca que nos encontramos en un momento de "gran dificultad" en el que no conviene implantar medidas como la Zona de Bajas Emisiones (ZBE). 

Blancafort aboga por un "trabajo conjunto entre la administración pública y la empresa" para revertir esta situación, y garantiza que hace falta tomar "muchas medidas" para llevar a cabo un plan tan restrictivo para la movilidad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.