El gobierno de Ada Colau ha puesto fecha a la superilla del Eixample: la reforma se iniciará en junio de 2022, 11 meses antes de las elecciones municipales, previstas para mayo de 2023. El proyecto inicial contempla construir cuatro grandes plazas en las esquinas de la calle de Consell de Cent con Rocafort, Comte de Borrell, Enric Granados y Girona, y rediseñar las calles de Consell de Cent, Girona, Rocafort y Comte de Borrell.

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este miércoles los proyectos ganadores del concurso para diseñar las nuevas plazas y calles, que no tendrán asfalto sino de pavimentos más pensados para las personas -drenantes y sostenibles- y mucha más vegetación. El objetivo es que los equipos ganadores se pongan a redactar los proyectos para iniciar las obras a las puertas del verano de 2022 y que puedan estar terminadas durante el primer trimestre de 2023. El presupuesto será de 37,8 millones de euros.

300.000 COCHES FUERA

A largo plazo, a una década vista, los planes de Colau pasan por crear en el Eixample 21 ejes verdes -una de cada tres vías del distrito- pacificando 21 calles verticales u horizontales y convirtiendo los cruces en plazas. La teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, ha dicho que el objetivo es que dejen de pasar unos 300.000 coches por el Eixample. Segú Colau, los niveles de contaminación actuales son "intolerables".

Para Colau, este proyecto cambiará por completo la forma de entender y vivir en el Eixample. Según la alcaldesa, la trama se actualiza respetando el espíritu de Cerdà y los valores iniciales de espacio público de calidad. Sin embargo, el proyecto de superillas que defiende Barcelona en Comú ha sido muy críticado por arquitectos como Òscar Tusquets, Josep Antoni Acebillo (exarquitecto jefe del Ayuntamiento), que considera que la peatonalización "desnaturaliza el plan Cerdà", y Daniel Mòdol (exconcejal del PSC), que ha tildado la superilla del Poblenou como el mayor ridículo de Barcelona.

 

Un diseño de una plaza de la superilla del Eixample / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Un diseño de una plaza de la superilla del Eixample / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

VECINOS Y A 10 KM POR HORA

El modelo de eje verde que se diseñará solo permitirá el tráfico de vecinos, servicios o mercancías -a 10 kilómetros por hora-, y los vehículos no podrán circular en línea recta como hasta ahora sino que se tendrán que desviar hacia calles perpendiculares. En las vías que se transformarán desaparecerá la tradicional diferenciación entre acera y calzada y todas las vías y plazas se convertirán en plataformas únicas.

Para la transformación se han escogido las cuatro propuestas que "mejor definen las calles del siglo XXI". Los despachos elegidos trabajarán conjuntamente para crear un modelo de espacio público único que se aplicará en Consell de Cent, Girona, Rocafort y Comte de Borrell. La ausencia de asfalto y la apuesta por un pavimento que filtre el agua y que sea reciclable, la vegetación y la creación de espacios de estancia y juegos son aspectos coincidentes en todos los proyectos [ver aquí la nota municipal].

ESPACIOS CÍVICOS Y VERDES

El Ayuntamiento prevé convertir las confluencias de Consell de Cent con Girona y Comte de Borrell en espacios cívicos y de actividades, mientras que las esquinas de Consell de Cent con Rocafot y Enric Granados serán ámbitos ajardinados en los que se potenciará el verde y la estancia. Cuatro equipos de arquitectos -los ganadores del concurso- se encargarán de diseñar las cuatro plazas a partir de los criterios definidos por el gobierno de la ciudad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.