Clamor popular contra los bloques de hormigón instalados en diversas calles del Eixample. Los primeros se instalaron en la calle Consell de Cent, y posteriormente se hizo lo propio en las calles Girona y Rocafort. Cada vez son más las voces que alertan de los peligros que conllevan estos elementos instalados en la calzada. Actúan como separadores entre las nuevas vías peatonales y los carriles de circulación, pero en la práctica suponen un riesgo para motoristas, ciclistas y viandantes. 

El último en poner el grito en el cielo ha sido Junts per Catalunya (JxCAT). En una rueda de prensa este miércoles su líder, Elsa Artadi, ha pedido que lo retiren "inmediatamente antes de que tengamos que lamentar un accidente". Hasta ahora no se conoce que haya habido ninguna colisión, pero es cuestión de tiempo, advierten los motoristas. JxCAT no descarta recurrirlo por la vía judicial, aunque primero lo llevarán al pleno de este viernes a través de un ruego dirigido a la alcaldesa. 

La presidenta de de JxCAT de Barcelona, Elsa Artadi, junto a los concejales Jordi Martí y Francina Vila en la calle Consell de Cent
La líder de JxCAT de BCN, Elsa Artadi, junto a los concejales Jordi Martí y Francina Vila en la calle Consell de Cent

RECOGIDA DE FIRMAS DE LOS MOTORISTAS

Las críticas de JxCAT se suman a las ya realizadas con anterioridad por el Partido Popuar (PP). El concejal Óscar Ramírez afirmó el martes que suponen "un grave peligro para motoristas". "¡Un impacto contra estos elementos en caso de accidente puede ser mortal!", manifestó en Twitter el edil popular. 

Ambos partidos recogen las críticas realizadas por colectivos de motoristas, que ven en riesgo su integridad física al circular por estas vías. Los bancos --estéticamente cuestionables-- se ubican a tan sólo 40 centímetros de la calzada, por lo que una caída puede derivar fácilmente en un impacto contra estos bloques de hormigón.

La plataforma Motoristes BCN ha iniciado una recogida de firmas para que se retiren estos elementos [ver aquí]. Las quejas, sin embargo, van mucho más allá de los propios afectados. Estos días las redes sociales se han llenado de comentarios de barceloneses que se oponen a los bancos de cemento instalados en estas calles del Eixample. 

BCOMÚ SE CACHONDEA

Mientras, el partido de Ada Colau se cachondea de estas críticas. En un mensaje en Twitter, Barcelona en Comú asegura que "El Partido Popular y Junts por Catalunya tienen mucho en común. Como por ejemplo, oponerse a que los vecinos y vecinas paseen con seguridad respirando un aire más limpio. ¡Seguimos caminando hacia una Barcelona más verde y saludable!".

Tuit de Barcelona en Comú
Tuit de Barcelona en Comú

El tiro les ha salido por la culata. El texto ha recibido casi 500 comentarios, la mayoría de ellos negativos. "Yo no soy ni del PP ni de Junts y os digo que estos bloques y esta pintura son un despropósito. ¡Por favor sacarlos!", indica un usuario. "Una cosa es poner un impedimento, un obstáculo, otra un bloque de cemento-trampa mortal. Cuando tengáis la primera demanda, todo serán prisas", afirma otro internauta. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.