ARCHIVADO EN:

El discutido carril bici de la calle de Aragó, una autopista urbana, será una realidad en breve. El Ayuntamiento ya ha licitado los trabajos de construcción. Lo hizo el 12 de agosto, a través de la empresa Barcelona de Infraestructures Municipals (Bimsa), en una paquete de obras por valor de 1.688.991,97 euros, IVA incluido [ver aquí], que incluye la citada vía, otro carril bici en la Zona Franca, la ampliación táctica de la calle de Pelai y mejoras de pintura en el bus en distintos puntos de la ciudad.

La presentación de ofertas acabó el pasado 28 de agosto, pero por ahora no se ha publicado la adjudicación. Una vez se haga, el Ayuntamiento establece en los documentos técnicos dos meses de obras, es decir que perfectamente el nuevo carril bici puede ser una realidad antes de finales de año. Metrópoli Abierta se ha dirigido al Ayuntamiento para conocer cuándo se pondrá en marcha, pero las fuentes municipales consultadas no han aportado la información requerida.

La habilitación del carril bici en Aragó es una apuesta del gobierno de Ada Colau que tiene una gran carga simbólica y política en su lucha contra el uso del coche privado. Se suma a la implantación de un carril bus hace unos meses que apenas es utilizado por vehículos de transporte colectivo, salvo por los taxis.

4,8 KILÓMETROS PEGADOS A LA ACERA MAR

¿Cómo será el carril bici de Aragó? La infraestructura ciclista tendrá 4,8 kilómetros y recorrerá la calle de punta a punta, entre la avenida de la Meridiana y la calle de Tarragona. El carril se construirá en el lado mar de Aragó, pegado a la acera, y será unidireccional, en el sentido de la circulación. Dicho de otro manera, su uso en sentido Besòs estará prohibido. A nivel general, la anchura del carril será de 1,60 metros. 

Imagen de un tramo del futuro carril bici de Aragó / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Imagen de un tramo del futuro carril bici de Aragó / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Los trabajos se han licitado en dos lotes diferenciados. El primer paquete prevé las obras entre la Meridiana y Pau Claris, mientras que el segundo irá desde Pau Claris hasta la calle de Tarragona. Ambos tramos serán de 2,4 kilómetros. Se da la circunstancia de que el carril bici no dispondrá en todo su recorrido de un carril de servicios (contenedores) que lo separe y proteja a los usuarios de los carriles de circulación de coches.

HASTA CUATRO CARRILES DE CIRCULACIÓN

El carril bici dejará un nuevo diseño de Aragó, con un número de  carriles de circulación para coches y motos que variará a lo largo de los casi cinco kilómetros. Así, en el tramo entre Meridiana y Pau Claris, el consistorio ha establecido hasta cuatro dibujos diferentes. Entre Meridiana y la calle de la Independència, Aragó tendrá carril bus, más dos carriles de circulación, carril de servicios y carril bici.

El tramo entre Independència y Diagonal incorporará carril bus, tres carriles de circulación y el carril bici. De Diagonal hasta Nàpols, la calle quedará así: carril bus, cuatro carriles de circulación, zona de servicios y carril bici. Este mismo diseño se mantendrá entre Nàpols y Pau Claris.

DE PAU CLARIS A TARRAGONA SIN CARRIL DE SERVICIOS

El segundo lote prevé los trabajos entre Pau Claris y Tarragona. El tramo entre Pau Claris y Casanova tendrá cinco carriles de circulación (uno de ellos el carril bus ya existente), carril de servicios y carril bici. Entre Casanova y Vilamarí se estrechará, con carril bus, dos carriles de circulación y carril bici.

Entre Vilamarí y Llança, el carril bici ya no contará con un carril de servicios y tendrá separadores para evitar ser invadido por coches y motos. En este tramo de calle habrá otros tres carriles de circulación. Finalmente, entre la calle de Llança y la de Tarragona, Aragó tendrá el mismo diseño aunque en la parte final se habilitará también una línea de servicios y un cuarto carril de circulación.

NARVÁEZ DEFIENDE LA CONEXIÓN

El exconcejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Francesc Narváez defiende la puesta en marcha del carril porque permitirá la conexión en bici por todo el Eixample en sentido Llobregat. Preguntado si no es peligroso instalar un carril bici en una vía rápida, responde que el diseño que se hace es correcto, con el carril bici en el lado mar y pegado a la acera. “Es donde los conductores tienen mejor visibilidad para hacer los giros”. También apunta que estará protegido por el carril de la zona de servicios, aunque no en todo el recorrido.

El exconcejal del PSC tampoco cree que el nuevo carril bici vaya a provocar más retenciones. Si se producen atascos será por otro motivo. Narváez explica que la circulación del Eixample pivota sobre seis calles, Gran-Via-Diputació, Consell de Cent-Aragó y València-Mallorca. “Si una de estas calles se colapsa, las otras sirven de salida. Para ello necesitan que tengan al menos dos carriles de circulación cada una. Ahora, Consell de Cent se ha inutilizado al dejarse con un único carril por la pacificación de la calle y la instalación de bloques de hormigón en la calzada. Si una actuación similar se repite en otra de las cinco calles se pueden producir problemas serios”, advierte Narváez.

Un cartel reivindicativo antiguo que ya pedía un carril bici en Aragó / AMICS DE LA BICI
Un cartel antiguo que ya pedía un carril bici en Aragó / AMICS DE LA BICI

REINVINDICACIÓN DESDE LOS AÑOS 80

Según el portavoz de Amics de la BiciAlbert Garcia, la reclamación de un carril bici en Aragó es “una constante dentro del colectivo ciclista desde los años 80”. Garcia explica que la calle de Aragó “tiene un significado especial para los colectivos que buscan la pacificación y reducción de tráfico en Barcelona. Aragó es un icono en una ciudad pensada para los vehículos a motor”.

A pesar de las peticiones ciclistas, hasta ahora el carril bici no se había planificado. El portavoz de Amics de la Bici entiende que la propuesta actual es “propaganda política” porque ni el carril bici es “seguro ni prioritario”, como tampoco lo son las conexiones con la “ridícula” acera de la calle de Tarragona o la Meridiana. Garcia, que critica que tampoco se ha encontrado una solución ciclista a la plaza de Espanya, afirma que el carril bici de Aragó es una muestra más de "la improvisación y el populismo" de las actuaciones del consistorio de  Colau. "Así no tendremos más pedales y menos motor".

CONEXIÓN HASTA BADALONA

Con el carril bici de Aragó, el Ayuntamiento quiere dar un nuevo paso para crear un eje ciclista que conecte el barrio de Sants hasta el municipio de Badalona, con 12 kilómetros en total. La ida sería por la calle de València y la vuelta por Aragó tras empalmar con otros carriles bicis.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.