ARCHIVADO EN:

Barcelona proyecta un carril bici que conectará la Diagonal con la plaza de Borràs, cerca de la entrada de los túneles de Vallvidrera. La iniciativa fue aprobada, a instancias de ERC, el pasado diciembre en el pleno del distrito de Sarrià-Sant Gervasi y se ha trasladado a la concejalía de Movilidad que lidera Rosa Alarcón, aunque por ahora no hay ningún calendario sobre la mesa. Cuando se ejecute, la infraestructura será tanto de subida como de bajada y podría obligar a quitar la rambla central de la Via Augusta en los tramos más próximos a la Diagonal.

En el pleno de Sarrià, los partidos que votaron a favor fueron Barcelona en Comú, PSC, JuntsxCatERC y Barcelona pel Canvi, mientras que Ciutadans se abstuvo y el PP votó en contra. Según la consejera portavoz de ERC, Mercè Amat, el proyecto se incorporó dentro del acuerdo alcanzado entre republicanos y el gobierno municipal por el presupuesto de 2020. Ahora bien, como avanzó Metrópoli Abierta, las cuentas del Ayuntamiento de este 2020 se tendrán que revisar por el impacto del coronavirus, y habrá que ver cómo queda este carril bici.

DESDE HACE 13 AÑOS

Fuentes municipales consultadas por este medio aseguran que "todo está en el aire" y ahora mismo no hay ninguna garantía de que esta obra se vaya a realizar", aunque desde el distrito de Sarrià-Sant Gervasi se está presionando para que se ejecute. El distrito de Gràcia también ve con buenos ojos el carril bici. Pero de ahí a que sea una realidad, hay un amplio trecho.

La propuesta corretea por los despachos municipales desde hace, al menos, 13 años, cuando la entonces regidora de Sarrià-Sant Gervasi, Katy Carreras Moisy, encargó un estudio al ingeniero y experto en Movilidad, Ole Thorson. La idea era que se empezara a construir en 2008 y que tuviera unos 4,7 kilómetros de largo. También el mandato pasado, el carril bici figuraba entre las previsiones municipales.  

UNA SUBIDA SUAVE

Desde ERC se defiende que los cambios que se tengan que introducir en el presupuesto no tiene que ser una excusa para no llevar a cabo la obra, aunque sí que entienden que se ejecute por fases. Técnicamente, no se ha concretado cómo será, aunque la idea que gana más fuerza es que el carril bici de doble sentido, vaya pegado a cada una de las aceras siguiendo el sentido de la circulación. Amat considera que Via Augusta es una calle ideal para poner un carril bici.

"No tiene tanta subida. La subida es suave. Además, es una vía que vertebra mucho. Pasa por varios barrios: Gràcia. El Putxet i el Farró, Sant Gervasi-Galvany, Les Tres Torres y Sarrià", subraya la consejera republicana, que también defiende la necesidad de pacificar un vía que, en algunos tramos, "tiene seis carriles, tres por cada sentido de circulación".

ANTES DE 2023

La demanda del carril bici en Via Augusta nace de un grupo de entidades que se han organizado en la Plataforma Bici Augusta. El colectivo reclama que el proyecto sea una realidad antes de 2023. Entre las asociaciones y escuelas que exigen hacer la reforma figuran Sarrià Respira, el Bicicleta Club de Catalunya (BACC), Amics de la Bici, el Club Excursionista de Gràcia, la escuela Josep Maria Jujol, la asociación de vecinos de Sarrià, Som Natura y el AMPA del instituto Menéndez y Pelayo y Casa Orlandai. 

Este domingo, 19 de abril, Bici Augusta pidió la infraestructura en una bicicletada en las redes sociales. Uno de sus portavoces, Jaume Llansó sostiene que este carril bici, en condiciones normales, ya era necesario, y ahora, "con pandemia, se hace imprescindible para hacer una red ciclista potente en Barcelona. La bicicleta es más segura por distancia social y no contamina". Solo en 2018, en Barcelona hubo 400 muertos directos por la contaminación del aire. 

PACIFICAR LAS ACERAS

En un manifiesto colgado en su página web, la plataforma plantea reducir los seis carriles de circulación de la calle (en algunos de sus tramos), "con un carril bici lateral en cada uno de los sentidos desde la Diagonal hasta la plaza Borràs". Bici Augusta defiende también pacificar las aceras de la calle, construir más aparcamientos para motos en la calzada, priorizar el transporte público y conectar en bici Sarrià con Les Planes por los túneles de Vallvidrera

En conversación con Metrópoli Abierta, otra portavoz de Bici Augusta, Martina Gasull, explica que formaron la plataforma poco antes de la declaración del estado de alarma y que, por ahora, no se han podido reunir con el gobierno municipal ni disponen de información sobre cuando se podría ejecutar la reforma.

QUITAR COCHES

Albert Garcia, portavoz de Amics de la Bici, explica que apoyan la iniciativa, pero que ellos como asociación hace tiempo que han dejado de reivindicar un carril bici concreto y abogan por una reforma más en clave de ciudad que pasa "más por quitar coches que por poner carriles bici".

Garcia opina que ahora que los coches han salido de las calles de Barcelona por el coronavirus no tendrían que volver. "En muchos países y ciudades europeas se aconseja circular en bicicleta cuando se salga de la reclusión por el Covid-19. Tenemos que aprovechar este momento de impasse y poner en las principales arterias conos y vallas para minimizar la presencia del coche y que la bicicleta gane protagonismo".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.