ARCHIVADO EN:

Barcelona aprovechará la crisis del coronavirus para quitar espacio al coche. El Ayuntamiento de Barcelona prondrá en marcha un ambicioso plan para reducir el uso del coche e intentar aumentar los desplazamientos en bicicleta y a pie. 

Entre las distintas medidas que el consistorio pondrá en marcha es la pacificación de las calles del Consell de Cent, Rocafort y Girona, donde está previsto que solo quede un carril de circulación (con limitación de la velocidad a 30 kilómetros por hora), y ampliar las zonas para peatones otros cuatro metros más. También la Diagonal y la Gran Via perderán buena parte de sus carriles laterales para el tráfico rodado.

En el caso concreto de la Diagonal, la intención del Ayuntamiento es cerrar a la circulación el lateral del lado mar entre la plaza de Francesc Macià y el paseo de Gràcia, mientras que el tráfico se prohibirá en el lado montaña desde el paseo de Gràcia hasta la calle de la Marina. En la Gran Via, por su parte, la circulación se cerrará a la circulación en el lado mar, entre la plaza de Espanya y la plaza de Tetuan, y en el lado montaña se dejará solo para uso de los buses.

12 KILÓMETROS PARA LOS PEATONES

Según han anunciado este sábado por la mañana, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y las regidoras Janet Sanz y Rosa Alarcón, la intención es que la bicicleta pueda ganar 21 kilómetros de espacio, y los peatones, unos 12, en total unos 30.000 metros cuadrados. El objetivo del plan del Ayuntamiento es adaptar la movilidad a la nueva realidad que dejará el coronavirus, ha argumentado la primera edil de la ciudad, para minimizar los contagios.

Propuesta del Ayuntamiento para Via Laietana / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Propuesta del Ayuntamiento para Via Laietana / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Las aceras también ganarán espacio en Via Laietana, pero se hará con pintura sobre la calzada, como en el resto de calles del Eixample que también se pacificarán, hasta los 4,5 metros y medio. De esta manera, los trabajos no implicarán grandes obras y se podrán llevar a cabo de forma rápida. El Ayuntamiento define este tipo de intervenciones como "urbanismo táctico".

CAMBIOS EN 17 CARRILES DE BUS

El plan municipal también prevé introducir mejoras en 17 carriles de bus, duplicándolos o segregándolos, y en distintas calles de la ciudad se pintarán 21 nuevos carriles bici para fomentar la movilidad con este tipo de vehículos. Entre las calles en las que se pondrá en marcha esta iniciativa figuran Pau Claris, València, Gran Via (entre paseo de Gràcia y plaza de la Universitat), plaza de Espanya y Via Augusta, donde el Ayuntamiento ya contempla desde hace años construir un carril bici.  

Para la regidora de Movilidad, estas medidas se ponen en marcha para no pasar de "una crisis de salud a otra ambiental". Colau ha precisado que no se puede volver a los niveles de contaminación que la ciudad tenía antes de la pandemia y ha defendido una "movilidad sostenible y segura".

Como avanzó Metrópoli Abierta hace unos días, la presidenta de TMB ha reconocido que la empresa pública de transporte ha dejado de ingresar unos 30 millones de euros​ por los títulos que se han dejado de comprar.

CRÍTICAS DE MARAGALL

El jefe de la oposición en el Ayuntamiento, Ernest Maragall, no ha tardado en criticar el plan municipal. En un tuit, el edil republicano se pregunta por qué no se implantan las medidas en Nou Barris, Sant Martí o Sant Andreu. "Barcelona es mucho más que este concepto pseudo-ecológico hecho más de márketing que de ambición. La ciudad real de los barrios y las ciudades metropolitanas desaparecen con este dibujo de autoreferencia explícita".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.