La recuperación del Tramvia Blau va para largo. Todavía tardará en circular, aunque este mes de junio el proyecto se ha desencallado en el Ayuntamiento de Barcelona y ya se puede volver a licitar. El pasado 6 de mayo, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) sacó a licitación la redacción del proyecto constructivo por valor de 802.847,83 euros, IVA incluido. Dos semanas después, la licitación se anuló. TMB alegó que se necesitaban fondos para la pandemia  y el Ayuntamiento que quedaban trámites pendientes antes de licitar.

La novedad ahora, más de dos años después del cierre del histórico transporte, es que la comisión de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado el convenio de colaboración con TMB para llevar a cabo la renovación de la infraestructura. El proyecto se ha reactivado. Fuentes municipales confirman que el consistorio ha culminado los trámites pendientes y TMB ya puede reiniciar los procesos administrativos para publicar de nuevo la licitación.

LA FIRMA DE ROSA ALARCÓN

El acuerdo municipal tuvo lugar en la comisión del pasado 4 de junio. Concretamente, el convenio de colaboración del Ayuntamiento es con las empresas Transports de Barcelona (bus) y Ferrocarril Metropolità de Barcelona (metro), que forman TMB, para llevar a cabo "el proyecto integral de renovación" del Tramvia Blau "y el entorno de la vía pública". El gobierno que lidera a Ada Colau faculta a la regidora de Movilidad, Rosa Alarcón, para que firme el citado convenio y los documentos que se deriven de él. Alarcón es también la presidenta de TMB

Texto de la comisión del gobierno sobre el Tramvia Blau / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

REURBANIZACIÓN DE LA AVENIDA DEL TIBIDABO

El proyecto no solo contempla la renovación del Tramvia Blau y su infraestructura viaria, que se encuentra en muy mal estado, sino también la urbanización de la avenida del Tibidabo, las plazas de Kennedy y del Doctor Andreu y la calle de Bosch i Alsina, que conecta con la cochera. La licitación, que al cierre de este artículo, seguía desestimada, incluía la actualización del material móvil que presta el servicio para adaptarlo a la normativa vigente y poder retomar el servicio. 

Oficialmente, la licitación quedó desestimada el pasado 21 de mayo para disponer de fondos para afrontar la pandemia. En un documento, TMB alertaba de la nueva situación económica y social derivada de la emergencia sanitaria, lo que obligaba a posponer "determinadas inversiones" para disponer de crédito para satisfacer otras necesidades de interés público a causa del coronavirus.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Barcelona se aseguró que el Área de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, que depende de la teniente de alcaldía Janet Sanz, todavía no había completado los trámites para las reformas de la vía pública cuando se decretó el estado de alarma, el 14 de marzo. Los trámites pendientes eran el citado convenio.

HASTA EL PRÓXIMO MANDATO

Muy probablemente, y en el mejor de los casos, el Tramvia Blau no será una realidad hasta el próximo mandato, que se iniciará en verano de 2023. En el momento en el que se vuelva a licitar la redacción del proyecto constructivo, TMB deberá dar alrededor de un mes para que se presenten las ofertas. La empresa adjudicataria dispondrá alrededor de un año y medio para la elaboración del documento, lo que sitúa el calendario más optimista en los primeros meses de 2022.

Posteriormente se tendrán que licitar y adjudicar las obras y, por supuesto, ejecutarlas, si se dispone de la inversión necesaria, entre 11 y 12 millones de euros. Las fuentes municipales consultadas esperan que la redacción del proyecto pueda estar lista antes de un año y medio.

El Tramvia Blau, en la avenida del Tibidabo
Un tranvía, en la avenida del Tibidabo

El Tramvia Blau dejó de funcionar de manera indefinida por falta de mantenimiento, tanto de la infraestructura como en los vehículos, que ocasionaban problemas de seguridad. Como explicó en enero de 2018 este medio, la decisión de cerrar se debió a que TMB no invirtió el dinero suficiente para mantener en perfectas condiciones uno de los sistemas de transporte público más antiguos. Hace unos meses, Metrópoli Abierta visitó la zona y pudo comprobar que las vías y el resto de infraestructuras estaban totalmente abandonadas y que los convoyes seguían en las cocheras.

DESDE 1901

El Tramvia Blau data de 1901 y es el superviviente de la antiguas líneas de tranvía que estuvieron operativas en la ciudad. La infraestructura hace un recorrido de 1.276 metros, en ascensión hacia el Peu del Funicular y la plaza del Doctor Andreu, desde la plaza de Kennedy a través de la avenida del Tibidabo. La ruta transcurre rodeada de "construcciones modernistas y novecentistas que dan paso a la naturaleza y a magníficas vistas de la ciudad", figura en la página de TMB, y es una forma distinta para ir al parque de atracciones del Tibidabo, el Cosmocaixa y la torre de comunicaciones de Collserola

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.