El confinamiento metropolitano en Barcelona "está en revisión" de la Generalitat, aunque de momento no se aplicará. Así lo ha explicado la consellera de Salut, Alba Vergés, en la rueda de prensa de este miércoles posterior a la reunión del Procicat, en la que se ha tomado la decisión de volver al cierre comarcal en toda Cataluña, debido al empeoramiento de los datos epidemiológicos durante los últimos cinco días.

"Tiene lógica que Barcelona lo pida porque es una ciudad muy densa, y eso comporta problemas cuando se aplican este tipo de confinamientos", ha respondido Vergés a la demanda de Ada Colau ante el paso atrás en las restricciones. A pesar de la negativa por ahora a un confinamiento metropolitano, la consellera de Salut no ha cerrado la puerta a que se pueda aplicar más adelante si así lo solicitan el resto de ayuntamientos: "Esta petición tienen que hacerla todos los municipios del Área Metropolitana (AMB). No podemos hacer un cambio que no esté peticionado por la mayoría de estos municipios".

Igualmente, Vergés ha señalado que el confinamiento metropolitano sería "injusto" para otras zonas que podrían protestar ante una "limitación diferente". Aun así, ha insistido en que la medida planteada por Colau está "en revisión".

UN "ESFUERZO" DE DOS MESES

Durante la rueda de prensa, el conseller d'Interior, Miquel Sàmper, ha señalado que el resto de medidas se mantienen como hasta ahora, y que el regreso a las restricciones del 14 de marzo afecta especialmente a la movilidad. También hay un cambio en la norma sobre las reuniones, que a partir del sábado podrán ser de hasta seis personas en espacios privados (y que actualmente son de cuatro, por las restricciones que impone el gobierno central). Sobre las demás medidas, continúan vigentes los mismos límites de aforo del 30% en establecimientos comerciales y la obligatoriedad de mantener dos metros de distancia entre las mesas en la restauración.

Sàmper ha pedido un "esfuerzo" durante los próximos dos meses, antes de comenzar a aflojar de nuevo las medidas, justo antes de la temporada estival, a la espera de confirmar los dos factores que deberían favorecer a un relajamiento de las restricciones: que gran parte de la población ya estará vacunada y que el calor favorecerá las actividades al aire libre, y por lo tanto un menor contacto entre personas.

Para asegurar que se respetan las restricciones a la movilidad, desde este viernes habrá entre 350 y 400 controles de los Mossos d'Esquadra en las carreteras.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.