El futuro de la movilidad es eléctrico. Y esta es una de las grandes apuestas que hace Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) para las líneas de bus en la ciudad. Por ahora, un 50% del servicio de la línea H16, que cubre el Fòrum con la Zona Franca, ya es eléctrico, y el objetivo de la empresa pública es que todos los vehículos de esta ruta sean eléctricos el próximo mes de julio. A esta línea le seguirán la H12 y la V15, ha explicado el consejero delegado de TMB, Gerardo Lertxundi en una entrevista con Metrópoli Abierta que se publicará en los próximos días. Las tres líneas son de alta demanda.

"La incorporación de buses eléctricos va a ser enorme en TMB. Empezamos con tres líneas, pero la ampliación va a ser muy importante. En estas tres líneas se va a hacer con elementos de carga en la calle, porque es la tecnología que ahora nos asegura que se puede hacer el trayecto durante todo el día con vehículos eléctricos. Si no se hacen cargas cuando están circulando, los vehículos tendrían que volver a cocheras y se perdería eficiencia", subraya Lertxundi. En la línea H16, los autobuses que no sean eléctricos desaparecerán este año, y en las otras dos, la H12 y la V15, progresivamente, también. En estas dos últimas líneas, el paso a buses eléctricos se iniciará en 2022 y acabará en 2023.

Un bus eléctrico de TMB de la línea H16, en Barcelona / EUROPA PRESS
Un bus eléctrico de TMB de la línea H16, en Barcelona / EUROPA PRESS

APUESTA POR LA SOSTENIBILIDAD

"La gran apuesta de TMB es la sostenibilidad", dice Lertxundi. La empresa metropolitana ya no comprará más buses diésel de 12 o 18 metros. "Es una decisión que hemos tomado". La compra de vehículos va a seguir enfocada al gas natural y se trabaja para que en un futuro se pueda utilizar el biogás, pero por ahora solo es un proyecto. TMB también tendrá buses que funcionarán con hidrógeno, una tecnología que casi nadie está utilizando. "Vamos a ser pioneros. Estamos en un proyecto europeo. Nos hemos juntado cinco o seis ciudades, una de cada país, y vamos a empezar a tener los primeros autobuses de hidrógeno que haya en España y en Europa". Ocho de estos buses ya se están fabricando.

Según Lertxundi, el principal problema de los buses eléctricos es la autonomía, de ahí que sea necesario instalar cargadores en el recorrido. En la H16, la primera línea de TMB que será totalmente eléctrica, la compañía ha instalado dos cargadores ultrarápidos en cada uno de los extremos (Zona Franca-Cisell y UPC-Campus Diagonal Besòs), que permiten cargar a la vez cuatro vehículos. Actualmente, siete de los 22 vehículos que circulan por esta línea ya son eléctricos, y el año pasado se encargó la compra de otras 23 unidades, también eléctricas, por 20,7 millones de euros. Desde hace unas semanas estos buses están llegando a la empresa y se irán incorporando al servicio. 

COMPRA DE 29 BUSES ELÉCTRICOS ARTICULADOS

Tras la H16, la líneas que se convertirán en eléctricas serán la H12 y la V15. La H12 va del barrio del Gornal, en L'Hospitalet, hasta la zona de Besòs-Verneda, mientras que la V15 recorre la ruta entre la Barceloneta y la avendida del Tibidabo. Para electrificar estas líneas, TMB licitó el pasado febrero la compra de 210 vehículos, entre ellos 29 articulados eléctricos, por 116 millones de euros. El objetivo, a una década vista, es que la mitad de los buses de TMB sean eléctricos. La compra incluye otros 49 buses eléctricos que funcionan con batería y carga nocturna en la cochera y que se destinarán a otras líneas sin cargadores en la calle. TMB también ha abierto otra convocatoria pública, por valor de 6,6 millones de euros, para la construcción de los puntos de carga de las líneas H12 y V15 y su mantenimiento posterior.

Gerardo Lertxundi, consejero delegado de TMB / MA - PABLO MIRANZO
Gerardo Lertxundi, consejero delegado de TMB / MA - PABLO MIRANZO

El consejero delegado añade que en las cocheras ya se utiliza la carga nocturna. La empresa trabaja para ampliar las infraestructuras de carga eléctrica en sus instalaciones, "pero determinadas líneas requieren muchas baterías y no es posible hacer toda la jornada con la carga nocturna. De este modo, hemos optado por poner puntos de recarga en los extremos de las líneas y cada vez que el bus pasa por estos puntos se pueden recargar en muy pocos minutos". Lertxundi destaca la importancia de las tres líneas que pasarán a ser totalmente eléctricas por el gran volumen diario de pasajeros que suman entre las tres: más de 50.000 viajeros diarios. Tanto la H16 como la H12 están entre las 10 líneas más usadas.

EL BUS, UN GRAN CONSUMIDOR DE ENERGÍA ELÉCTRICA

"El bus, en un futuro, va a ser un gran consumidor de energía eléctrica como es la red de metro. Y ahí estamos trabajando en proyectos de optimización de energía entre el bus y el metro, con conexión entre ambos. Vamos a hacerlo en la Zona Franca y en La Sagrera. Esto es una gran ventaja que tiene Barcelona. En esta ciudad, ambos servicios los opera la misma empresa, y esto nos va a permitir optimizar costes y utilizar la energía nocturna con tarifas y momentos que van a ser más beneficiosos".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.