La T-Mobiliat quiere convertirse en la tarjeta de transporte de Barcelona a partir de finales de este año. El nuevo sistema de validación conectará el área metropolitana con la capital catalana a través de un precio único en los desplazamientos entre las diferentes ciudades. De esta forma, se integrarán los municipios de la zona 1 y de la zona 2.

Está previsto que el servicio de esta tarjeta rígida, recargable y personalizada se despliegue por todo el territorio catalán en otoño de 2019, pero antes se realizará una implantación progresiva. La prueba piloto arrancará en la L9 a finales de 2017. Un año después se implantará en todo el área metropolitana.

Así lo ha anunciado este miércoles el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull, durante la presentación de este nuevo sistema en el Mobile World Congress (MWC), acompañado de la concejal de Barcelona Mercedes Vidal y del vicepresidente de Movilidad y Transporte de la Autoridad Metropolitana de Barcelona (AMB), Antoni Poveda.


SUSTITUCIÓN DE 88 TÍTULOS

Rull ha anunciado la constitución de un grupo de trabajo formado por la Generalitat, el Ayuntamiento y la AMB, que deberá diseñar el futuro modelo tarifario por kilómetros y por uso que sustituirá los 88 títulos actuales de transporte.

El conseller también ha detallado que los ciudadanos pagarán en base a dos conceptos. El primero serán los kilómetros que realmente hagan, con lo que se eliminarán las coronas tarifarias. El segundo, el precio se adaptará a la intensidad de uso del transporte público de cada uno, con lo que cuanto más se utilice el transporte público, más barata será la tarifa.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.