El Ayuntamiento de Barcelona pedirá explicaciones sobre la legalidad del reparto de 90 millones en dividendos a sus accionistas que ha hecho la empresa TRAM, concesionaria del tranvía. La Comisión de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad ha aprobado una propuesta de ERC en este sentido con los votos a favor de todos los grupos excepto el PP, que se ha abstenido.

La proposición aprobada insta al gobierno municipal a "reclamar explicaciones y la documentación necesaria" para aclarar si el reparto de 90 millones de euros de dividendos por parte de la empresa concesionaria del tranvía a sus accionistas se ajustó "a las condiciones del contrato de concesión y la legislación vigente en esta materia".

EXIGIR EL RETORNO SI ES INDEBIDO

En el caso de que los beneficios se hubieran repartido "indebidamente", el Ayuntamiento de Barcelona instará al Consejo de Administración de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) a "tomar las medidas correctivas" que se deriven del punto anterior. En concreto, adecuar los parámetros de equilibrio financiero del contrato de concesión en el pasaje real y las expectativas actuales y "exigir el retorno de los beneficios indebidamente percibidos por los concesionarios".

Los republicanos consideran que los "beneficios anormalmente elevados evidencian una desviación al alza en las expectativas de pasaje" del tranvía. ERC registró esta proposición después de que el tranvía de Barcelona había decidido duplicar su deuda con la firma de un nuevo préstamo de 164 millones y repartir 90 millones de beneficios entre los socios. "Claramente es una operación de mirada tiburón financiero", ha asegurado la concejala republicana Maria Buhigas, que ha considerado "poco ético" que cuando la empresa tiene beneficios "no los reinvierta en mejorar el servicio"