La Autoritat del Transport Metropolità (ATM) adeuda a Transports Metropolitans de Barcelona 72,4 millones de euros de este 2020. Los datos fueron presentados la pasada semana en el consejo de administración y a los sindicatos de la empresa de transporte. La situación económica de TMB es muy complicada y a la deuda de la ATM hay que añadir un agujero económico por el impacto del Covid-19 de 106,6 millones de euros. TMB ha decidido pedir un préstamo de 95 millones de euros para obtener liquidez.

La ATM es un consorcio interadministrativo en el que la mayoría la tiene la Generalitat (51%), mientras que las administraciones locales tienen el 49% restante, entre ellas el Ayuntamiento de Barcelona y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Durante los cinco primeros meses de este año, la ATM debía abonar a TMB 40 millones mensuales, según el contrato programa. Sin embargo, esta aportación no se ha hecho. La ATM ha ingresado cada mes 25,5 millones y ha dejado de pagar 14,4, sumando 72,4 millones entre enero y mayo.

DEUDA DE 300 MILLONES

La presidenta del grupo municipal de CiutadansMariluz Guilarte, ha explicado a Metrópoli Abierta que la intención de su partido es llevar el endeudamiento de TMB y el impago por parte de la ATM al Parlament de Catalunya. Guilarte se ha referido al Govern como una administración muy "insolidaria" con Barcelona y ha asegurado que la deuda de la Generalitat con la ciudad es de unos 300 millones de euros. Para la formación naranja, los contratos programas y los convenios del Govern con los entes locales están muy claros, "pero la administración autonómica no está cumpliendo". 

Luz Guilarte, presidenta de Ciutadans, en el Ayuntamiento de Barcelona
Luz Guilarte, presidenta de Ciutadans, en el Ayuntamiento de Barcelona

La edil afirma que ella misma ha reclamado a Elsa Artadi y Ernest Maragall, representantes de JuntsxCat y ERC en el consistorio, que la Generalitat pague la deuda que tiene con la ciudad y los entes locales. "Lo mismo le he dicho a Ada Colau. Éste debería ser el primer tema que se tratara cada vez que se ve con Quim Torra, pero no hay voluntad a ambos lados de la plaza de Sant Jaume para abordarlo".

CONNIVENCIA DE LA GENERALITAT

En el caso concreto de TMB, "el tema es la connivencia que hay entre la Generalitat, el AMB y la propia cúpula de TMB para exprimir la entidad, mientras no se hacen las inversiones que por contrato corresponden. La Generalitat acostumbra a utilizar Barcelona como fuente de financiación sin fondo para sus intereses. Lamentablemente también se ha utilizado el AMB para todo menos para liderar políticas metropolitanas y servicios tan relevantes como el del transporte. TMB ha estado mal gestionada y el PSC tiene mucha culpa en todo esto porque tradicionalmente ha tapado la situación".

En conversación con este medio, Guilarte también se ha mostrado muy crítica con la gestión del AMB, que preside Colau. La edil ha denunciado la "falta de transparencia" de esta administración "burocratizada y deficitaria" que, en algunos temas "bordea la ley" y hace uso de "malas prácticas". Este medio, por ejemplo, se ha hecho eco de una licitación sospechosa, denunciada por la Autoritat Catalana de la Competencia, por valor de 600 millones en un concurso de transporte interurbano en el Baix Llobregat.

Al cierre de este artículo ni la ATM ni TMB habían respondido a las preguntas de este medio. A la ATM, Metrópoli Abierta ​le ha requerido saber cuando se abonará la deuda y si en los próximos meses prevé que se siga acumulando retrasos en los pagos. TMB, por su parte, tampoco ha dado ninguna explicación sobre si espera que la deuda se reducirá pronto ni si la totalidad de ella es de la Generalitat. La empresa está presidida por la regidora socialista Rosa Alarcón. En la misma línea, el Ayuntamiento tampoco ha respondido si adeuda dinero a TMB y ha remitido a Metrópoli Abierta a la ATM. Transparencia en estado puro.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.