La Unión Internacional para la Defensa de los Motoristas (UIM) ha anunciado que ha denunciado al Ayuntamiento de Barcelona y solicita la retirada inmediata de los bloques de hormigón y la restitución de la seguridad vial.

El departamento de Seguridad Vial de la UIM, según ha podido saber Metrópoli Abierta, considera que estos bloques demuestran “la imprudencia e ilegalidad del Ayuntamiento de Barcelona en lo relativo a la instalación de bloques de hormigón del tipo new jersey” y “ponen en peligro la seguridad de los ciudadanos”.

DATOS BIOMECÁNICOS

Esta asociación de motoristas aporta datos biomecánicos de las posibles consecuencias del impacto de un motorista contra los mismos y la exposición al riesgo. La UIM considera que el Ayuntamiento de Barcelona cometería un delito si no procede a la retirada inmediata de los citados bloques de hormigón.

La denuncia por la instalación de barreras rígidas de hormigón, incumplimiento normativo legal y técnico con riesgo para la seguridad de los ciudadanos se ha tramitado de manera oficial. Asimismo, la parte demandante ha solicitado el apoyo y la intervención del Síndic de Greuges y del Defensor del Pueblo.

La UIM, según ha podido confirmar este medio, también denunciará al Ayuntamiento de Barcelona ante Fiscalía si no retira los bloques antes de un mes. En el consistorio, aseguran fuentes de la asociación, ya tienen conocimiento de la denuncia.

EL COMUNICADO

“Todo ello no ha sido más que la consecuencia de la constante ausencia de prudencia del Ayuntamiento de Barcelona en lo relativo al cumplimiento de la Ley y a las normas técnicas y la obligada intervención de la UIM ante los hechos”, añade dicha asociación a través de un comunicado.

Juan Carlos Toribio, presidente y director del departamento de seguridad vial de la Unión Internacional para la Defensa de los Motoristas / LENA PRIETO
Juan Carlos Toribio, presidente y director del departamento de seguridad vial de la IUM / ARCHIVO

El IUM abogan por “mantener la vía en condiciones” y eliminar los elementos que “afectan gravemente a la seguridad vial”. Esta asociación estima que el Ayuntamiento de Barcelona vulnera los principios técnicos de forma y razones de instalación. Y agrega que incumple las normas legales: RDL 6/2015 y RD 1428/03. También expone que el gobierno municipal incumple las siguientes normas técnicas OC 35/2014, PG3, N 8.1 IC, N 8.2 IC y EN 1317.

BARRERA ILEGALES

El informe, compuesto de 18 páginas, demuestra que las barreras instaladas por el Ayuntamiento de Barcelona “son ilegales, atentan y atentaban contra la seguridad de los ciudadanos y pueden matar”. El mismo documento también acredita que la instalación de estos bloques de hormigón “no estaba técnicamente justificada” en el caso “del accidente del compañero del 17 de diciembre”.

En la denuncia, la UIM solicita tres cosas:

1. La restitución de la seguridad vial en calles de Barcelona retirando todos los bloques de hormigón que alteren la seguridad vial en forma pasiva o activa.

2. En base al R.D. 320/94 y RDL 6/2015, se solicita la apertura del expediente sancionador correspondiente en base a la infracción prevista en el artículo 139 y otros del Reglamento General de Circulación al autor o autores de los hechos o toma de decisiones e instrucciones para su instalación.

3. Se solicita que esta organización ciudadana denunciante sea informada de las medidas adoptadas.

EL AYUNTAMIENTO DE FRAGA

En la denuncia, la asociación de motoristas asegura que “la NO restitución de la seguridad vial” puede suponer una vulneración del Código Penal.

Una moto circulando al lado de los bloques de hormigón / ELISABET GONZÁLEZ
Bloques de hormigón en una calle del Eixample / ELISABET GONZÁLEZ

Juan Carlos Toribio es el presidente y director del departamento de seguridad vial de la Unión Internacional para la Defensa de los Motoristas (UMI). En los últimos años se ha significado en la lucha contra la colocación de estos elementos disuasorios en las grandes ciudades. Actualmente trabaja para el Ayuntamiento de Fraga y lidera el cambio de los bolardos en esta población de Huesca.

REDUCCIÓN DE CARRILES

El malestar de los motoristas con el gobierno de Colau se acentuó la pasada primavera, cuando la alcaldesa de Barcelona dio luz verde a la colocación de bloques de hormigón y bolardos en las calles de Barcelona para reducir los carriles de circulación.

La UIM siempre se posicionó en contra, alertando de su peligrosidad para los motoristas y los ciudadanos. El pasado 17 de diciembre, el joven Martí Estela falleció en Barcelona tras colisionar levemente con un vehículo e impactar contra un bloque de hormigón.

RETIRADA DE LOS BLOQUES

La alcaldesa de Barcelona lamentó el accidente y el fallecimiento de Martí. No obstante, mantuvo inicialmente su apuesta por estos bloques de hormigón. Esta semana, sin embargo, el Ayuntamiento ya ha asumido su retirada progresiva de las calles de la ciudad.

Tres de cada cuatro barceloneses, según una encuesta de Metrópoli, se posicionó a favor de la retirada de estos elementos por considerarlos muy peligrosos. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.