Ada Colau arranca su segundo mandato como alcaldesa de la ciudad con múltiples crisis. Con el nuevo gobierno municipal formado, la primera edil afronta este viernes la Junta Local de Seguridad y reconoce, a dos días de la reunión, que los robos y los hurtos “se han disparado” en Barcelona.

La alcaldesa apunta que estos delitos son los que “generan más inseguridad” en la ciudad y señala que el repunte de dichos crímenes está directamente relacionado con el hecho de que se haya dejado de considerar la reincidencia como un agravante.

REORDENAR PRIORIDADES

En este sentido, Colau ha avanzado que uno de los temas en los que quiere hacer hincapié junto al nuevo teniente de alcalde se Seguridad, Albert Batlle, es la necesidad de cambios en esa dirección. Según la primera edil, que los ladrones detenidos no entren a la cárcel da la “sensación de impunidad” y tiene un efecto llamada entre criminales.

En declaraciones a TV3, la alcaldesa ha pedido crear una fiscalía especializada para hacer frente a estos delitos y ha explicado que “necesitamos que la justicia nos acompañe”. Además, Colau también ha dicho que ya ha dado la orden al nuevo responsable del área de Seguridad y Prevención que los hurtos y los robos sean la prioridad en la ciudad.

Finalmente, la líder de BComú en Barcelona ha declarado que algunas líneas de actuación “las seguiremos manteniendo” del anterior mandato y ha apuntado que “también reforzaremos otras acciones”.