ARCHIVADO EN:

El colegio Orlandai, situado en el barrio de Sarrià, ha abierto sus puertas a los votantes que este domingo están llamados a las urnas con estricta puntualidad. En una jornada donde los electores tienen la oportunidad de elegir a sus representantes a nivel local y europeo, la elevada asistencia de público no se ha hecho esperar, ya que tan solo 30 minutos después de su apertura, las mesas del colegio electoral ya contaban con ciertas colas para depositar las papeletas.

MAYORES Y RUNNERS

El sufragio más madrugador en Sarrià ha sido el de los más mayores y el de los deportistas. Los más veteranos, que han acudido a votar con sus mejores galas, han contrastado con aquellos que han optado por la manga corta y las zapatillas deportivas.

Hasta seis votantes han salido, literalmente, corriendo de la escuela en menos de media hora, ante la sorpresa de electores y apoderados.

LOS MÁS JÓVENES, ILUSIONADOS

Entre los primeros votantes de la jornada, también se ha colado algún “principiante”. “Con 18 años he votado tres veces... es un logro”, comentaba una joven, ilusionada, a su madre.

Otros, iban algo más perdidos y tenían dudas de cual era su mesa para estos comicios. ¿Yo voto en la misma que en las generales?, cuestionaba un joven a uno de los apoderados.

LIGERAS CONFUSIONES

Entre los votantes se han producido ligeras confusiones en el momento de depositar el voto. Por ese motivo, los apoderados se han encargado en enganchar dos mapas que delimitan las calles a las que corresponde el colegio Orlandai. “¿Nosotros dónde votamos esta vez? Creo que nos han cambiado la mesa”, pregunta una pareja a un apoderado de Barcelona en Comú.

28D0112D B9D0 4C7B A374 2D2567C78BB2
Dos apoderadas fijan el cartel de local electoral en la puerta

Relacionar la papeleta con la elección adecuada ha sido otra dificultad para los vecinos. Algunos se preguntaban, confusos, cual era la lista de las europeas y cual correspondía a las municipales.

SIN INCIDENTES

Las primeras horas de la jornada han transcurrido con total normalidad y tranquilidad en el colegio Orlandai de Sarrià donde, muchos votantes, comentaban más sus planes de domingo que el posible resultado de estos comicios.