La marcha de Manuel Valls como concejal del Ayuntamiento de Barcelona se formalizará, si no hay ningún cambio de última hora, en un pleno extraordinario el próximo 15 de septiembre, avanza la regidora Eva Parera. El pasado 31 de agosto, Metrópoli avanzó que el exprimer ministro presentó una carta de renuncia a su cargo con efectos de ese día. Sin embargo, la dimisión no es inmediata y requiere de unos formalismos.

En un principio, el Ayuntamiento no tenía que celebrar ningún pleno hasta el día 29. Sin embargo, la próxima semana se convocará una sesión extraordinaria para aprobar de forma definitiva que Barcelona es una ciudad tensionada en materia de vivienda y poder limitar los precios de los alquileres, han confirmado distintas fuentes municipales.

REGULACIÓN DE LOS ALQUILERES POR PARTE DE LA GENERALITAT

La medida se aprobó inicialmente en el pleno del pasado 23 de julio y a mediados de septiembre se dará el visto bueno definitivo. Concretamente se validará declarar la capital catalana como un "área con un mercado de vivienda tenso". La declaración es necesaria para que la Ley de regulación de alquileres, aprobada por el Parlament de Catalunya, siga vigente en la ciudad. Estaba previsto que fuera en el pleno del 29 de septiembre, pero se ha tenido que avanzar por los plazos administrativos. El pleno también servirá para dar el carpetazo definitivo a la marcha de Valls.

Con la formalización de la salida de Valls del Ayuntamiento, y tras el visto bueno de la Junta Electoral Central, Barcelona pel Canvi podrá incorporar antes al sustituto del político galo, que es el actual director de seguridad de bus en TMB y consejero del partido en Sant Martí Òscar Benítez. Parera, la otra regidora de la formación y próxima presidenta del grupo municipal, confía en contar con Benítez para el pleno ordinario del 29 de septiembre.  

Cartel de una vivienda de alquiler en Barcelona / ARCHIVO
Cartel de una vivienda de alquiler en Barcelona / ARCHIVO

En el pleno de julio, la declaración de Barcelona como área de mercado de vivienda tenso contó con los votos a favor del gobierno de Ada Colau y Jaume Collboni (Barcelona en Comú y PSC), ERC y JuntsxCatalunya. El resto de formaciones (Ciutadans, PP, Barcelona pel Canvi) y la regidora no adscrita Marilén Barceló- votaron en contra. 

SIN COMPETENCIAS 

Con la aprobación definitiva, se garantiza que la limitación de precios se puede aplicar durante cinco años. No todos lo ven así. En opinión de Parera, los municipios no tienen competencias para regular los precios de las viviendas y la propuesta acabará en los tribunales. Según el Ayuntamiento de Barcelona, la medida permitirá que, desde este septiembre, el precio de un nuevo contrato de alquiler será el más bajo entre el precio del contrato anterior o bien el 95% del precio del índice de precios de referencia de la Generalitat [más información, ver aquí]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.