Una "contradicción" en toda regla, pero los acontecimientos obligan a ella. Ernest Maragall asume que ahora deberá aprobar los presupuestos de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona, después de haberse desmarcado. Maragall, desde el Parlament, ha señalado que le toca rectificar, después de que los comunes hayan acordado con el presidente Pere Aragonès la aprobación de los presupuestos de la Generalitat. Un cambio de escenario obligado, después de que la CUP rechazara este fin de semana sacar adelante las cuentas del Govern de coalición de ERC y Junts per Catalunya. "Continuo pensando lo mismo, y mantengo la coherencia sobre estos presupuestos, pero asumo que puede haber una contradicción", ha señalado Ernest Maragall, que queda ahora en una situación delicada para su propia credibilidad como candidato de los republicanos a la alcaldía. 

La situación de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona cambia ahora de forma sustancial. La idea de Ernest Maragall era la de situarse como alternativa clara a Colau, dejando a los socialistas en la estacada. Aunque en los últimos meses se había posicionado cerca de los comunes, a la hora de aprobar los presupuestos Maragall entendía que Esquerra debía alejarse para marcar un perfil propio. Pero los comunes se han convertido en la pieza fundamental para Pere Aragonès en el Parlament, después de la 'espantada' de la CUP. ERC, que no quiere saber nada del PSC, porque es su adversario político en muchas localidades del área metropolitana de Barcelona, ha echado mano del partido de Colau, y eso implica un apoyo directo a la alcaldesa en el Ayuntamiento. 

MARAGALL DEFIENDE SU POSICIÓN 

El gran perjudicado de esta operación es el propio Maragall. Se juega su credibilidad a la hora de establecer la estrategia política de su partido en Barcelona. Además, un sector del partido duda de sus posibilidades para ser de nuevo el candidato a la alcaldía. Él mismo se ha dado un tiempo para reflexionar sobre su futuro más próximo, y deja la decisión de su candidatura en la dirección de ERC, a un año y medio de las elecciones. 

Ada Colau, entre Jaume Collboni y Ernest Maragall / EUROPA PRESS
Ada Colau, entre Jaume Collboni y Ernest Maragall / EUROPA PRESS

Maragall ha sido taxativo: "ERC de Barcelona no puede quedar al margen de lo que sucede en el Parlament". Lo ha afirmado, precisamente, desde la sala de prensa del parlamento catalán, para dejar claro que la decisión se toma desde la dirección, por parte del propio presidente de la Generalitat. Junto con los concejales Elisenda Alamany, Jordi Coronas, Jordi Castellana y el presidente y la secretaria general de la Federació ERC-Barcelona, Gerard Gómez del Moral y Anna Nebreda, Ernest Maragall asume el cambio de posición después de que el Govern y los comunes hayan cerrado un acuerdo para desbloquear los Presupuestos de la Generalitat.

"ERC asume hoy su contradicción pero también expresa su convicción de que estamos perfectamente instalados en la posibilidad de construir hoy más que nunca una alternativa ganadora para la ciudad", ha sostenido Maragall.

Por tanto, el mensaje de fondo es el mismo. La posición de Maragall "queda absolutamente confirmada en el voto de la semana pasada". Pese a ello, el partido republicano ha entendido que puede iniciar una nueva etapa de la mano de los comunes, en todas las instituciones donde sea necesario, y siempre que pueda prescindir de los votos del PSC, al entender que quedaría en una posición subalterna, porque los socialistas gobiernan en Madrid, y en el Congreso los votos de ERC perderían mucha fuerza. 

 

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.