ARCHIVADO EN:

Ernest Maragall ha prometido que invertirá 1.000 millones de euros en vivienda pública si es elegido alcalde de Barcelona, tras las elecciones municipales del 26 de mayo.

El candidato de ERC se ha mostrado muy crítico con la gestión de Ada Colau, a quien ha acusado de degradar Barcelona. Maragall ha denunciado la falta de seguridad y la errática política de vivienda de Barcelona en Comú como los principales lastres de su mandato.

“Destinaremos 1.000 millones de euros en políticas de vivienda”, ha prometido Maragall. “Hoy, cuatro de cada 10 familias deben aportar más del 40% de sus ingresos mensuales en pagar los alquileres de sus casas o la hipoteca. Este porcentaje es 10 puntos superior al recomendado por la Unión Europea”, ha añadido el candidato de ERC, convencido de que su formación ganará las elecciones municipales.

UBER Y CABIFY

Hace cuatro años, Colau ganó las elecciones tras una campaña en la que anunció la construcción de 4.000 pisos sociales. La alcaldesa solo ha cumplido una tercera parte de su promesa y, a falta de gestión, ha optado por la gesticulación y por abrir nuevos conflictos.

Maragall también ha anunciado que subirá la actual tasa turística y ha prometido una Barcelona mucho más justa socialmente. También se ha referido al conflicto entre el sector del taxi y los VTC y ha dicho que “Uber y Cabify sí tienen cabida en Barcelona”. El candidato de ERC, por otra parte, ha criticado que Colau haya enfrentado a los sectores culturales y sanitarios de la ciudad por el nuevo CAP del Raval Nord.

DISCREPANCIAS CON LOS MANTEROS

Durante su intervención, Maragall también ha criticado la permisividad de Colau con los manteros. "Hay una situación irregular y debemos preservar la autoridad democrática en el uso del espacio público", ha dicho el candidato de ERC, en su defensa de los comerciantes, de quienes ha dicho que "pagan sus impuestos e invierten en la mejora de sus establecimientos."

La cordialidad de las últimas semanas entre ERC y los comuns parece desvanecerse en las últimas semanas. El fichaje de Elisenda Alamany por los republicanos ha sentado muy mal a la formación de Colau.