ERC no negociará el presupuesto municipal con Ada Colau y Jaume Collboni. Ernest Maragall ha enviado una carta a la alcaldesa y al primer teniente de alcaldía en la que les dice que no se sentará a hablar de las cuentas del Ayuntamiento para 2022. "Barcelona tendrá presupuesto, pero no participaremos en ninguna negociación ni de conversación previa a la tramitación final. Pueden contar con nuestro voto, pero no esperen nuestro apoyo".

Hace una semana, ERC votó en contra de la aprobación inicial del presupuesto de Colau y Collboni en la comisión de Economía. Sin embargo, el acuerdo de comunes y republicanos en el Parlament, para sacar adelante las cuentas autonómicas del próximo año, obligaron a Maragall a rectificar. Y en el pleno del 23 de diciembre, el grupo de ERC se abstendrá para que la propuesta presupuestaria municipal salga adelante.

"MONEDA DE CAMBIO"

"No nos parece adecuado ni aceptable que el debate nacional contamine el municipal", dice Maragall en la misiva. "Catalunya en Comú Podem en uso de su posición en el Parlament decidió poner a Barcelona en el centro de la negociación presupuestaria, utilizándola como moneda de cambio. No somos nosotros quienes hemos sucursalizado la ciudad. No somos nosotros quienes hemos convertido el presupuesto de Barcelona en un anexo del presupuesto catalán".   

La respuesta del gobierno de Barcelona no se ha hecho esperar. Collboni ha tildado de "irresponsabilidad" la decisión de Maragall. El líder del PSC opina que el concejal republicano "ha cometido un segundo error" porque supedita y subordina sus acciones a la lógica del Parlament y no a lo que Barcelona necesita. Hace unos días, Collboni dijo que Maragall había perdido toda credibilidad tras votar en contra del presupuesto y verse después obligado rectificar.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.