Ernest Maragall, el candidato más votado en las elecciones del 26 de mayo, ha recordado a Ada Colau que será la alcaldesa de Barcelona hasta 2023 gracias a los votos de Jaume Collboni y Manuel Valls, a quienes ha definido como “la extraña pareja”. El líder de ERC no ha levantado la voz, pero ha destapado su malestar y frustración y ha enviado un mensaje muy directo. “A partir de ahora que nadie nos diga cuál ha de ser nuestro rol. No queremos caricias ni consejos. No queremos que nos tiendan la mano. Hoy, no”.

Dolido, Maragall ha recalcado que “gobernará desde la oposición”. “Lo haremos desde donde nos han colocado el señor Valls y el señor Collboni”, ha añadido el líder de ERC, quien ha recalcado que la alianza de Colau con Valls y Collboni “es poco coherente y contradictoria”. Y en tono irónico, ha deslizado: "Señor Colau, felicidades. Lo ha conseguido".

RECUERDO A FORN

En su intervención, Maragall ha asegurado que encontrará el camino para que “la razón democrática se imponga a la razón de los poderosos”, en alusión al apoyo de Valls y Collboni a Colau.

Maragall también ha pedido a Colau que “no presuma de progresismo” si no apoya “a los presos políticos” y ha tenido un recuerdo hacia Quim Forn, que regresará a la prisión. En su intervención, el líder de ERC ha hablado de cuestiones identitarias pero mucho más de Barcelona, finalizando su discurso con una emotiva mención a su hermano, el exalcalde Pasqual Maragall. Con él en la alcaldía, Barcelona vivió sus mejores años.