Si nada se tuerce a última hora, Barcelona tendrá este año por fin unos nuevos presupuestos municipales. Ada Colau y Ernest Maragall han llegado a un acuerdo prácticamente definitivo para que en el pleno de mes de enero se puedan aprobar las cuentas tras un mandato, el pasado, en el que ninguno de los cuatro presupuestos salió adelante por la vía ordinaria. En una ocasión se planteó una modificación presupesutaria; en otra, los presupuestos se prorrogaron, y otros dos fueron aprobados a través de cuestiones de confianza. 

"Las cuentas llegarán a los 3.000 millones de euros por primera vez en la historia para responder a los retos de la ciudad. Hemos añadido otros 100 millones netos para vivienda, por necesidad y urgencia social, y para emergencia climática", ha indicado el líder de ERC. Según Maragall, que fue ganador de las elecciones pero no pudo gobernar por el acuerdo entre socialistas y comunes, el acuerdo no es definitivo. Las negociaciones se encuentran en la fase final. Con este pacto, el gobierno municipal y ERC suman 28 de los 41 regidores del pleno. Tanto Colau como Maragall confían que JuntsxCat se sume al acuerdo 

EN EL PLENO DEL DÍA 31 DE ENERO

"Quedan detalles concretos que tenemos que trabajar, demandas de ciudadanos de los barrios. Pero esperamos que el miércoles de la próxima semana en la comisión de Economía haya un acuerdo definitivo". Si las previsiones de Maragall se cumplen, las cuentas se aprobarán definitivamente en el pleno municipal del 31 de enero. El líder republicano ha destacado, junto a la vivienda y la emergencia climática, las inversiones en educación -de 0 a 3 años, de competencia municipal- y en formación profesional y ocupación.

Tras Maragall, ha comparecido Colau. La primera edil de la ciudad ha confirmado que quedan detalles por negociar, pero ha asegurado que este viernes se han desencallado la pieza clave. Según Colau, hay un "principio de acuerdo" y considera que el gobierno y ERC comparten el mismo modelo de ciudad. Los presupuestos tendrán como prioridad la lucha contra el cambio climático,  las desigualdades sociales y la urgencia habitacional y la construcción de vivienda pública.

ACABAR CON LA LEY MONTORO

La alcaldesa ha recordado que las cuentas de Barcelona están saneadas y que la ciudad puede ampliar su capacidad de inversión. Una vez más, Colau ha pedido acabar con la limitación de gasto público que supone la Ley Montoro. La líder de Barcelona en Comú se ha mostrado también esperanzada de que finalmente el Parlament de Cataluña pueda aprobar un nuevo presupuesto para este 2020.

Ernest Margall con el regidor Jordi Castellana / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Colau y Maragall, durante la reunión / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Este mismo viernes por la mañana, el Ayuntamiento de Barcelona y el grupo de ERC han informado de una reunión entre Colau y Maragall sobre los presupuestos. El encuentro se ha producido tras semanas de negociaciones entre el gobierno y ERC. En un primer momento, el objetivo era aprobar las cuentas en el pleno de diciembre, pero no fue posible. El año pasado terminó con un acuerdo entre republicanos y el gobierno municipal para las ordenanzas fiscales que supondrán un aumento de las tasas e impuestos. Ciutadans calcula que cada familia pagará unos 200 euros más al año

SIN PARTIDA PARA EL TRANVÍA

Requerida por el tranvía, Colau ha dicho que en el presupuesto que se aprobará no hay una partida destinada a la conexión de este medio de transporte por la Diagonal, pero ha reiterado que todo está preparado para llevar a cabo la ampliación. "Nuestro compromiso con el tranvía es total para que la conexión se pueda hacer lo más pronto posible". Colau ha subrayado que se está pendiente del acuerdo financiero con la Generalitat para el tranvía. Sin embargo, el proyecto pende, una vez más, de un hilo. En una entrevista hace unos meses con Metrópoli Abierta, Maragall expresó que no quería precipitarse con el tranvía y no garantizó que la conexión se haga este mandato.