Ernest Maragall será el próximo alcalde de Barcelona. ERC se ha impuesto en las municipales a Ada Colau, que todo apunta que puede perder la alcaldía de la ciudad tras un mandato al frente, a la espera de saber a qué pactos llegarán los distintos grupos municipales en los próximos días. Maragall ha logrado 10 regidores, los mismos que los comuns. ERC se ha impuesto en Barcelona por un estrecho margen de votos, 160.990 frente a los 156.157 de Colau, al 100% de los votos escrutados. Maragall ha obtenido un porcentaje del 21,38%, y Colau, del 20,71%. Ésta es la primera vez que ERC ha ganado las elecciones al Ayuntamiento de Barcelona.

El próximo Ayuntamiento de Barcelona se tiene que constituir el 15 de junio. Maragall relevará a la exportavoz de la PAH al frente de la ciudad. El republicano necesitará el apoyo de 21 regidores -la mayoría del pleno- para ser investido en la primera votación, algo que ni siquiera con el apoyo de Colau tiene garantizado, y podría tener que esperar a una segunda para lograr la alcaldía como fuerza más votada. Muy eufórico, Maragall ha dicho que Barcelona tendrá un alcalde "republicano y progresista". "Quiero expresar mi respeto para Colau. Con ella tendré que hablar los próximos días para el futuro de la ciudad", ha apuntado el futuro alcalde de la ciudad. Maragall ha ganado en los distritos del Eixample y Les Corts.

Con el 95% de los votos escrutados, Colau ha reconocido la derrota y ha felicitado a Maragall. "He tenido el honor de ser la primera alcaldesa de Barcelona. Cuatro años después hemos vuelto a hacer historia teniéndolo todo en contra", ha subrayado la todavía primera edil entre lágrimas. Colau se ha mostrado dispuesta a hablar con Maragall y ha destacado que los votantes quieren al frente de la ciudad un gobierno progresista de mayoría amplia. Las fuerzas de izquierda han logrado 28 de los 41 concejales del pleno. Colau ha ganado en Horta-Guinardó, Sant Andreu, Sant Martí, Ciutat Vella, Sants-Montjuïc y Gràcia.

EL PSC DOBLA RESULTADOS

Los socialistas de Jaume Collboni han conseguido la tercera posición en las elecciones. El PSC ha obtenido unos meritorios 8 regidores, con 138.748 votos y un porcentaje del 18,40%. En 2015, Collboni obtuvo 4 regidores, el peor resultado en toda la historia democrática de Barcelona para los socialistas en unas elecciones locales, pero ahora, empujado por el efecto Pedro Sánchez, ha superado de largo las expectativas que le daban las encuestas estas últimas semanas. Los socialistas han ganado en Nou Barris. Collboni ha valorado los resultados como muy buenos. "Hemos doblado los concejales", ha dicho el edil.  

La cuarta posición ha sido para Manuel Valls. El exprimer ministro francés se ha quedado lejos de las expectativas que despertó cuando anunció que se presentaba a las elecciones hace un año y solo ha logrado 6 regidores, uno más de los que obtuvo Ciutadans en 2015 con Carina Mejías como candidata. Valls ha conseguido 99.494 votos y un porcentaje del 13,20%. El político, nacido en Horta y criado en Francia, únicamente se ha impuesto en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi. Valls ha admitido su "fracaso" al intentar frenar al independentismo y al populismo en la capital catalana.

BATACAZO DE FORN Y ARTADI

Junts per Catalunya se ha estrellado estrepitosamente y ha perdido 5 concejales respecto a los que obtuvo Xavier Trias en 2015. La lista encabezada por Joaquim Forn, ahora en prisión por su implicación en el proceso independentista, y Elsa Artadi se ha quedado solo con 5 concejales. Hace cuatro años, Trias logró 10 regidores. El batacazo de la candidatura de la vieja CiU ha sido de órdago. En el conjunto de la ciudad, Forn y Artadi han obtenido 78.957 votos, lo que se traduce en el porcentaje de 10,47%. Artadi se ha puesto a disposición de Maragall "por la unidad del independentismo".

El PP ha conseguido salvar los muebles y mantendrá representación en el Ayuntamiento. El alcaldable popular, Josep Bou, ha conseguido dos concejales, uno menos de los que tenía hasta ahora Alberto Fernández Díaz. Bou ha logrado un 5,01% de los votos, por encima del 5% mínimo exigido para entrar en el pleno municipal. El empresario, dueño de la cadena panaderías Bou, se ha hecho en toda Barcelona con 37.745 sufragios. Según Bou, el Ayuntamiento de Barcelona es menos independentista que en 2015 porque los separatistas han perdido tres concejales respecto al 2015.

CUP Y GRAUPERA SE QUEDAN FUERA DEL AYUNTAMIENTO 

Finalmente, ni la CUP, un partido que en Barcelona encabeza Anna Saliente, ni Barcelona és Capital, con Jordi Graupera al frente, han conseguido entrar en el el Ayuntamiento. Los sondeos de las últimas semanas no eran claros y algunos daban a ambas formaciones la posibilidad de entrar en el consistorio, mientras que otros les dejaban fuera. La CUP ha conseguido 29.335 papeletas, con un 3,89% de los votos, y Graupera, ganador de las primarias independentistas, ha conseguido que le voten 28.230 barceloneses. El porcentaje de votos que ha obtenido Graupera se ha situado en el 3,74%. 

Como era previsible, Vox tampoco ha obtenido representación en el consistorio. El partido ultraderechista, que en la ciudad tenía a Ignacio Garriga como candidato, ha quedado en octava posición, con 8.723 sufragios y un porcentaje del 1,16%. Tras Vox, se han situado los animalistas de PACMA, con un porcentaje de votos del 0,84% y 6.359 sufragios.