El candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, ha enviado este sábado una carta al líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez, al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y al máximo dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, con la finalidad de trasladarles la importancia de establecer “un gran pacto que garantice la gobernabilidad de los partidos constitucionalistas” tras el periodo electoral que acontecerá en los próximos meses.

En su comunicado, Valls ha destacado la importancia de dejar al margen de estos pactos a las formaciones políticas que, abanderando el populismo y el nacionalismo separatista, se mantienen “ajenas al orden constitucional”.

BARCELONA, CIUDAD CLAVE

Manuel Valls ha remarcado el papel clave de la ciudad de Barcelona para “recuperar los valores sobre los que se ha construido el proyecto democrático español”, dejando de lado los populismos y los nacionalismos, como “el independentismo que ha dividido profundamente la sociedad catalana” ha explicado en su carta.

COLAU, MANO AMIGA DEL INDEPENDENTISMO

Colau y su equipo de gobierno no han dudado en mostrarse cómplices del independentismo en múltiples ocasiones, mirando hacia otro lado en problemáticas como la inseguridad o el incivismo. Tampoco sorprende ver como alguna concejal se hace socia de Òmnium Cultural. Motivos como estos han llevado a Valls a advertir que hay que evitar que “Barcelona sea la palanca del independentismo, que ya ha anunciado y trazado alianzas con el populismo de Ada Colau”.

TRASCENDENCIA CONTINENTAL

El alcaldable barcelonés, que fue vecino del barrio de Horta, ha destacado Barcelona como una ciudad de gran proyección internacional y ha afirmado que lo que suceda en la ciudad tras las elecciones “tendrá una trascendencia social y política para España y para Europa”.