ARCHIVADO EN:

Los bebés nacidos durante la pandemia global por el coronavirus que no hayan podido ser inscritos en el Registro Civil o empadronados por la saturación del servicio podrán optar a una plaza en las guarderías públicas barcelonesas y catalanas durante el próximo curso.

Según informa este viernes Crónica Global, la Generalitat asegura que los padres podrán presentar “documentación alternativa”. Eso sí, por el momento mantiene suspendida la preinscripción hasta que se levante el estado de alarma.

COLAPSO EN EL SISTEMA

Aunque el Registro Civil mantiene las inscripciones de nacimientos en funcionamiento, la realidad es que el sistema se encuentra colapsado. De hecho, el Síndic de Greuges ha iniciado una investigación de oficio por el “desbordamiento” del sistema.

En un comunicado, indicó que se habían recibido quejas por la imposibilidad de registrar a bebés recién nacidos “por encontrarse cerrado, sin atención al público y sin atención vía telefónica y/o telemática”. Esta problemática, que se centra sobre todo en Barcelona, se une a las dificultades de acceso al empadronamiento, lo que supone que muchos recién nacidos no cuenten con documentación indispensable para optar a una plaza en guarderías públicas.

9.000 BEBÉS NACIDOS

Desde el estallido de la crisis del coronavirus hasta ahora, en Cataluña han nacido 9.000 bebés, según datos del Servei Català de Salut. A partir de los cuatro meses, cualquier niño puede ingresar en una guardería, por lo que cualquiera de éstos podría inscribirse para el próximo curso.

Consultadas por el citado medio catalán sobre el limbo en el que se encuentran al no poder estar dados de alta en el Registro Civil o el padrón, fuentes de la Generalitat aseguran que estas familias no quedarán en desventaja y “se podrá optar a una plaza pública”.

DOCUMENTACIÓN ALTERNATIVA

Según la conselleria de Educación, “está previsto que en casos excepcionales se acepte documentación alternativa”. En este caso figuraría el certificado de nacimiento, mientras que en el caso del empadronamiento “no es necesario para acreditar la proximidad al lugar de residencia habitual, ya que se acredita con el DNI del padre o madre”.

La cuestión es que tanto la Generalitat como el Ayuntamiento de Barcelona todavía no han habilitado por el momento la preinscripción para solicitar plaza a causa de la crisis del coronavirus, puesto que es en mayo la fecha habitual para el trámite. Desde el consistorio no han respondido a las preguntas de Crónica Global sobre el planteamiento de cara al próximo curso. Por su parte, la Generalitat manifiesta que no se activará “hasta que se levante el estado de alarma”.

El Departament se remite a las palabras del consejero Josep Bargalló en su comparecencia ante la Comsión de Educación en el Parlament, en la que manifestó que no se realizará el proceso de forma telemática para no dejar en desventaja a aquellas familias que no pueden hacerlo de esta forma y tampoco pueden desplazarse en estos momentos para realizar la inscripción de forma presencial. Pese a todo, Bargalló garantizó que se llegará a tiempo a septiembre.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.