El PSC sueña con recuperar la alcaldía de Barcelona. Partido hegemónico desde la restauración de la democracia en España, cedió el control del Ayuntamiento en 2011 (victoria de Xavier Trias) y obtuvo sus peores resultados en 2015, con solo cuatro concejales. Un año antes, Laia Bonet (Valls 1972) fue derrotada por Jaume Collboni en las primarias. En 2019, Bonet es la número dos de un PSC al alza que espera rentabilizar la victoria de Pedro Sánchez en las elecciones generales y sus buenos resultados en la capital catalana. Solo ERC, por escaso margen, obtuvo más votos.  

Acaban de pasar las elecciones generales. ¿Qué lectura hacen desde el PSC en clave Barcelona?
Estamos muy contentos. Los resultados han sido fantásticos en España. Estamos convencidos de que la victoria de Pedro Sánchez es el avance de la victoria de Jaume Collboni en el Ayuntamiento. Las municipales serán la segunda vuelta de las generales. El resultado del PSC en Barcelona demuestra que estamos mucho mejor de lo que muchos pensaban. Hemos obtenido casi 200.00 votos y hemos ganado en cinco distritos. Y en los distritos en que no hemos ganado somos segunda fuerza. Es un escenario magnífico para plantearnos la campaña de las municipales e intentar llegar a la alcaldía.

¿Qué le ha decidido volver a la política tras unos años en la empresa Aigües Ter Llobregat?
Me han decidido muchas cosas. Pero sobre todo, después de las conversaciones con Collboni, que juntos hacemos un tándem ganador. Tenemos experiencia de gobierno y se ha hecho una candidatura que puede representar a toda la ciudadanía de Barcelona de forma transversal. La política se está polarizando cada vez más. Tengo la sensación de que la política ya no sirve para lo que tendría que servir. Todo son trincheras. Y de tanto hacer trincheras, la ciudad acaba trinchada. Tanto Collboni como yo pensamos que hay que dedicar todo el esfuerzo del gobierno de la ciudad a resolver los problemas de la gente que vive en ella. Ahora no está pasando. No ha pasado este mandato, ni en el anterior. Tampoco está pasando en el gobierno de la Generalitat. Y la suma de tantas ineficiencias también es uno de los factores que me ha llevado a volver a la política.

"Las municipales serán la segunda vuelta de las generales. El resultado del PSC en Barcelona demuestra que estamos mucho mejor de lo que muchos pensaban"

¿Qué valoración hace de los cuatro años de mandato de Colau?
Si pregunta a la gente cómo está la ciudad ahora respecto a hace cuatro años, invariablemente la respuesta es que está peor. Algunos dicen que está mucho peor, pero el 100 por 100% dice que está peor. Nadie dice que la ciudad está mejor. Y no es una percepción. La ciudad está peor. Es una realidad. Muchas personas tienen muchas dificultades para llegar a final de mes. Cada vez cuesta más a muchos vecinos quedarse a vivir en su barrio e incluso en su ciudad por el alto precio de los alquileres. También está peor por la seguridad. Vivo en el Baix Guinardó. Este fin de semana atracaron un bar del barrio. El cerrajero que arregló la cerradura me dijo que cada noche hay cuatro robos en comercios en el barrio. Esto no es una percepción. Es una realidad. Estoy convencida de que el gobierno municipal y la alcaldesa Ada Colau cuando llegaron tenían todas buenas intenciones y ganas de hacer las cosas de otra manera, pero Colau ha sido víctima de errores políticos y personales, y sobre todo de prejuicios y complejos. Nadie puede pensar que tiene la solución milagrosa a los problemas de la ciudad. 

Comentaba que uno de los grandes problemas que tiene Barcelona es el precio de la vivienda. ¿Cómo lo solucionamos?
Con muchas medidas, pero lo que no se puede es parar la construcción de viviendas de protección oficial. Se tienen que hacer muchos más. Esta era la principal bandera con la que Colau llegó al Ayuntamiento. Hasta entonces se hacían 4.000 pisos de protección por mandato, 1.000 por año. Este mandato con Colau en el gobierno acabará con 800 pisos entregados. Se ha detenido la maquinaria de la construcción. Parar la máquina de un Ayuntamiento como el de Barcelona tiene unas consecuencias. Hay 82 solares vacíos esperando que se empiece a construir vivienda de protección oficial. Hay unas 40.000 personas esperando un piso de protección oficial en Barcelona. El Ayuntamiento no solo tiene que actuar cuando le incumben los problemas, sino siempre. Si no tiene competencias, el alcalde o alcaldesa se tiene que mover para exigir a aquel que tiene competencias que cumpla. Son muchas las manos que se tienen que poner a trabajar coordinadamente para resolver este problema. La política de vivienda de una ciudad como Barcelona también tiene que ir más allá. Se tiene que planear desde una óptica metropolitana. Cada vez más la gente se mueve más allá del término municipal de Barcelona y esto también lo tienen que tener en cuenta muchas de las políticas públicas que se pueden hacer desde el Ayuntamiento.

"Hay unas 40.000 personas esperando un piso de protección oficial en Barcelona"

¿Es Colau la principal rival Collboni para llegar a la alcaldía?
No. Después de los resultados de este domingo no es Colau. El principal rival de Collboni es Ernest Maragall. Todavía no ha empezado la campaña, pero ya se han lanzado algunos mensajes y lo que se ha visto hasta ahora es que hay dos lógicas. Aquellos que quieren llegar a estas elecciones para trabajar para otras causas. Claramente, aquí están todos aquellos que quieren hacer de Barcelona una batalla más dentro de la lógica nacional. Por un lado o por otro. Maragall ya ha dicho que quiere pactar con Colau y Junts per Catalunya. Y esto quiere decir que es un pacto que piensa menos en Barcelona. O piensa en Barcelona como capital de una eventual república más que en Barcelona en sí misma. Colau se deja llevar, pero está en el mismo carril. Se acaba subordinando Barcelona a otra causa. Luego está la lógica que defiende el PSC. Para nosotros la prioridad es Barcelona y Barcelona no puede estar subordinada a ninguna otra causa. Todos las propuestas en las que trabajamos, los planes, los pactos que estamos haciendo con todo el mundo, los programas que estamos diseñando están pensados para resolver los problemas de la ciudad. Este es el enfoque con el que trabajamos esta campaña.

Laia Bonet en la redacción de Metrópoli Abierta, en Barcelona / LENA PRIETO
Laia Bonet en la redacción de Metrópoli Abierta, en Barcelona / LENA PRIETO

¿Descartamos por completo a Manuel Valls?
Sí. Valls no es rival para Collboni en las urnas. No considero que Valls sea un rival con posibilidades en las elecciones. El día de las elecciones lo que manda son los votos, pero hoy está instalada una opinión en mucha gente de que Valls está utilizando Barcelona para un proyecto personal, que tiene muy poco a ver con la intención de resolver los problemas de Barcelona y tiene más a ver con la necesidad de querer dar continuidad a su carrera política cuando no la tiene en su lugar habitual [Francia].

"El día de las elecciones el nombre de Valls ocupará el espacio reservado a Ciutadans. Y todos sabemos que ha hecho Ciudadanos en Cataluña y que ha hecho España"

¿Valls encaja mejor con Ciutadans o hubiera encajado mejor con el PSC?
Las expectativas que Valls generó cuando aterrizó han fracasado por completo. Llegó con una voluntad. Dijo que quería una lógica transversal, pero en su candidatura no hay una lógica transversal ni en el proyecto que presenta. Lo que sí hay es un vínculo con Ciutadans. El día de las elecciones, el nombre de Valls ocupará el espacio reservado a Ciutadans. Y todos sabemos qué ha hecho Ciudadanos en Cataluña y qué ha hecho España. Es un partido que está muy lejos del mensaje de centro que lanzó en unos inicios. Es, claramente, una fuerza de derechas y tampoco ha rehuido el acuerdo con la extrema derecha en Andalucía cuando ésta era la manera para llegar al gobierno.

¿Collboni es el mejor candidato del PSC para Barcelona?
Sin duda. Collboni es el mejor candidato. Es joven, pero tiene la experiencia de estos cuatro años de gobierno y oposición. Ha sido una oportunidad inmejorable para conocer de primera mano los problemas de la ciudad. No tengo ninguna duda de que es el mejor candidato. Él tiene una voluntad incuestionable de liderar este proyecto y lo está haciendo con mucha habilidad. La misma candidatura que hemos trabajado conjuntamente y que él ha querido liderar y dibujar responde a esta misma idea y tiene mucha coherencia con su forma de ver y hacer las cosas, y que es haciendo las cosas bien. Presentamos una candidatura con experiencia para que Barcelona vuelva a tener un buen gobierno después de cuatros años de trabajar desde una lógica quizá bien intencionada pero igual acomplejada y cargada de prejuicios, o de la época de Trias, que vivió de las rentas y la inercia que el Ayuntamiento todavía tenía desde la época socialista. El alcalde Collboni será un magnífica continuidad de la serie de alcaldes socialistas que ha tenido esta ciudad y que permitirá que Barcelona vuelva a ser aquella Barcelona de la que nos sentíamos orgullosos.

Laia Bonet, en la redacción de Metrópoli Abierta de Barcelona / LENA PRIETO
Laia Bonet, junto a un cuadro con los iconos de Barcelona / LENA PRIETO

La lógica metropolitana que plantea el PSC, ¿cree que hay otros partidos que la tienen clara?
En el discurso, quien más quien menos hace alguna referencia, pero no sé si es bastante consciente. Creo que si se hiciera un debate quedaría muy claro quien ha trabajado esta cuestión y quién no. Ahora mismo es una pestaña en el marco de un programa en el mejor de los casos, pero lo que es evidente es que el mundo esta caminando a velocidades muy rápidas hacia un mundo que será una red de ciudades. La mayoría de personas viviremos en ciudades o en grandes ciudades. Ya vivimos así, pero cada vez es mayor la tendencia a concentrarnos en áreas metropolitanas. Por tanto, la lógica con que afrontemos los problemas tendrá que ser metropolitana.

"Tras las elecciones hablaremos con todo el mundo, pero en base a propuestas, no sobre grandes pactos vacíos"

Parece evidente que vamos hacia un Ayuntamiento fragmentado con numerosas fuerzas políticas y que se serán necesarios pactos. ¿Con que escenarios trabaja el PSC?
Trabajamos para ganar, para ser primera fuerza y, por tanto, para gobernar. Nuestra candidatura es transversal, con distintos perfiles, con gente con capacidad de diálogo. Tras las elecciones hablaremos con todo el mundo, pero en base a propuestas, no sobre grandes pactos vacíos. Lo que queremos son acuerdos sobre medidas. Nos presentamos porque queremos ganar y gobernar.