Los barceloneses son cada vez más críticos con Ada Colau. La alcaldesa suspende en la gestión de los nuevos conflictos de Barcelona y la nota global del Ayuntamiento cae del 5,8 del pasado junio al 5,5 actual. La primera edil aprueba por los pelos y en ningún distrito alcanza el 6, según el segundo Barómetro de Barcelona realizado por Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

Colau pierde carisma en Barcelona. El entusiasmo (en algunos sectores) que suscitó su victoria en las elecciones de 2015 se diluye día tras día por su incapacidad para resolver los grandes problemas de la ciudad, como las proliferación de narcopisos y el top manta. Entre sus votantes también se percibe un desgaste sobre la imagen de la alcaldesa, que ha fracasado en otros asuntos claves como la unión del tranvía por la Diagonal y no ha sabido encontrar la fórmula para frenar los hechos delictivos en la Ciudad Condal. La vivienda es otro asunto que no ha sabido encarrilar.

PUNTUACIONES POR DISTRITOS

La gestión del actual Ayuntamiento recibe su peor puntuación (5,0) en Sarrià-Sant Gervasi, uno de los distritos tradicionalmente más críticos con las formaciones de izquierda. Más sorprendente es su descenso en Nou Barris, uno de los feudos de los Comuns. En cuatro meses ha pasado del 5,8 de junio al 5,3 actual. Más pronunciadas todavía son las caídas en Sant Martí (del 6,4 al 5,6) y Gràcia (del 6,1 al 5,5). Las notas más altas las obtiene en Sant Andreu y Horta-Guinardo (5,9).

En junio de 2018, la gestión del Ayuntamiento era suspendida por el 20,4%, cifra que en octubre sube hasta el 24,7%. Hace cuatro meses, el 37,0% aprobaba la gestión municipal, cifra que sube ligeramente en el segundo Barómetro de Barcelona: 37,8%.

MÉRITOS Y DEMÉRITOS DE COLAU

La disminución en la valoración media viene acompañada de una mayor atribución de responsabilidad en relación al empeoramiento de la ciudad. En junio de 2018, los retrocesos de Barcelona eran imputados al Ayuntamiento en el 15,7% de los casos. En octubre, la cifra subía hasta el 27,8%. Paralelamente, disminuían los méritos atribuidos a Colau en las mejores de la capital catalana, pasándose del 20,3% al 13,0%.

Los barceloneses se muestran mucho más críticos cuando se refieren a Colau como gestora. Actualmente, el 65% de los ciudadanos están descontentos Ada Colau. En el primer Barómetro, realizado en junio, el malestar era del 57%. Es decir, ocho puntos menos.

barometro 48

El incremento de los delitos en la ciudad penaliza a Colau. El 48,5% de los barceloneses recalca que la falta de seguridad es el aspecto que más ha empeorado Barcelona desde el pasado junio. La capital catalana también es percibida como una ciudad cada vez más sucia por sus habitantes.

LOS GRANDES CONFLICTOS DE BARCELONA

La primera representante de Barcelona también suspende en la gestión del top manta, de  los narcopisos, de la crisis de los taxis, las entradas y salidas de Barcelona y la proliferación de patinetes.

La preocupación por la masificación turística va a la baja. Solo el 19,8% de los barceloneses la percibe como un aspecto negativo.

Según el estudio demoscópico, uno de cada tres barceloneses afirma que han sufrido algún tipo de delito en los últimos tres años. El porcentaje se acerca hasta el 50% entre los ciudadanos de 18 a 34 años.

LOS SERVICIOS MUNICIPALES

La seguridad se ha convertido en un problema global. La gestión de los narcopisos, por ejemplo, incluso es suspendida por los votantes de Colau en 2015.

Los servicios municipales, en cambio, reciben una buena nota de los barceloneses. Los mercados (7,5), el metro (7,1) y el agua (7,1) son los mejor valorados. Los que obtienen peor nota, un simple aprobado, son la Guàrdia Urbana (5,9) y la limpieza (5,7).

El caos, el tumulto, la suciedad y el olor a pis se apropian del barrio de Gràcia / P.B.
La basura se acumula dentro y fuera de los contenedores, en Gràcia

En el anterior capítulo también detallamos que el 27% de los barceloneses se plantea un cambio de residencia. Entre los más proclives a un traslado aumenta el sector de ciudadanos que contempla su salida de Catalunya, a otras comunidades de España, por la inestabilidad política y el incremento de los alquileres.

Los resultados obtenidos en esta encuesta del Centre d'Estudis Sociològis sobre el grado de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 8 y el 17 de octubre de 2018.