ARCHIVADO EN:

Ada Colau ha anunciado que Interior reabrirá la comisaría de los Mossos de la plaza de Catalunya, en Barcelona, para atender las denuncias de las víctimas de cualquier delito en la Ciudad Condal.

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona esperan que la reapertura de la comisaría "sea inmediata", aunque no han querido anunciar una fecha concreta. 

INCREMENTO DE ROBOS Y HURTOS

En su intervención, Colau ha admitido que Barcelona “tiene un problema con los hurtos y los robos que va a más”. La alcaldesa, no obstante, ha asegurado que las detenciones han aumentado un 15% y pide soluciones a la Justicia para luchar contra los delincuentes reincidentes.

Miquel Buch, conseller de Interior de la Generalitat, ha anunciado que impulsará ocho acciones (prevención de los delitos, Ciutat Vella, atención ciudadana, coordinación entre Mossos y Urbana...) para combatir la delincuencia en Catalunya y, sobre todo, en Barcelona, donde cada día se cometen más de 500 delitos. De éstos, el 90% son hurtos y robos.

LUCHA CONTRA LOS MANTEROS

La lucha contra el top manta será una de las prioridades del Ayuntamiento de Barcelona y, sobre todo, de Albert Batlle, nuevo teniente de alcalde de Seguridad. La prevención contra los delitos sexuales será otro objetivo de los Mossos y la Guardia Urbana, así como la lucha contra el narcotráfico. Batlle también se ha posicionado a favor de una mayor colaboración entre la policía autonómica y la barcelonesa.

En este sentido, la alcaldesa de Barcelona ha hecho hincapié en el tráfico de mercaderías ilegales y ha reconocido que la estación de metro de plaza Catalunya estaba en una “situación de inseguridad”. Por este motivo la primer edil ha apuntado que se reforzó la zona y que el incremento de agentes “se agradece”.

NUEVOS EFECTIVOS

"Necesitamos refuerzos e impulso con nuevos efectivos". De esta manera Ada Colau y Miquel Buch han explicado la suma inminente de 320 Mossos d'Esquadra más en la ciudad. Hacía seis años que no se graduaba una nueva promoción y ambos han reconocido que "era necesaria una nueva hornada de agentes". 

La última promoción del cuerpo de policía fue en 2012, en plena etapa de recortes. Es por esta razón que no fue hasta 2017 cuando Jordi Jané, que encabezaba la conselleria de Interior, firmó una convocatoria de 500 nuevas plazas de los Mossos.