Un grupo de turistas en Barcelona, con mascarilla, durante el pasado verano / EFE - TONI ALBIR
Un grupo de turistas en Barcelona, con mascarilla, durante el pasado verano / EFE - TONI ALBIR

La inseguridad repite como principal problema de Barcelona

Barómetro: los delitos preocupan al 17,6% de los barceloneses, aunque suben con fuerza las inquietudes por el coronavirus

Guardar
Jordi Subirana
Periodista de Metrópoli Abierta
Actualizado: 24/07/2020 07:58 h.

La inseguridad sigue siendo el principal problema de Barcelona para los ciudadanos. Lo es desde finales de 2018. Y eso a pesar de la situación de pandemia que vive la ciudad desde el pasado marzo. Aunque la cifra va claramente a la baja, unos 11,5 puntos menos respecto al pasado diciembre, los delitos son la principal preocupación para un 17,6% de los barceloneses. Éste es uno de los datos más importantes del barómetro semestral que el Ayuntamiento de Barcelona ha elaborado a partir de 800 encuestas durante la primera quincena de julio. Llama especialmente la atención que la inseguridad sea el principal problema cuando las infracciones penales casi desaparecieron de Barcelona durante los dos meses de confinamiento.

Tras la inseguridad, irrumpen con fuerza las dificultades derivadas del coronavirus. Los problemas económicos preocupan a un 8,5% de los ciudadano; el paro y las condiciones de trabajo, al 7,1%, y el propio coronavirus, al 7%. Estos datos no figuraban en el barómetro del pasado diciembre, ha especificado el director de la Oficina Municipal de Dades del Ayuntamiento, Màrius Boada. La suma de las tres últimas cifras se traduce en que el 22,6% de la población se muestra especialmente preocupado por la crisis sanitaria y sus consecuencias. 

PRIMER BARÓMETRO, CON LA TENDENCIA A LA BAJA

"No negamos que la inseguridad esté allí. Hoy lo que constatamos es que la inseguridad cae más de 11 puntos respecto al anterior barómetro. Lo importante es la tendencia. Éste es el primer barómetro en el que la preocupación por la inseguridad baja, y lo hace casi a la mitad. Dentro de seis meses podremos ver si es una casualidad o estamos en el buen camino. Para nosotros, el principal problema de los barceloneses actualmente es el coronavirus y los efectos que se derivan de él", ha dicho el concejal de Presidencia y Presupuestos, Jordi Martí​. 

En la encuesta municipal, los barceloneses también dan su opinión sobre cómo ven Barcelona. La opinión generalizada es que la situación ha empeorado en el último año. Lo sostiene un 60% de la ciudadanía. Las cifras negativas se elevab cuando se pregunta a la gente sobre el estado de la economía en Barcelona. Un 69,2% cree que está mal o muy mal. Sobre las perspectivas de futuro, el optimismo se impone. Un 57,1% dice que la situación mejorará frente al 30,3 que dice que no.

EL TELETRABAJO SE QUEDARÁ

El Ayuntamiento ha preguntado a los ciudadanos sobre aspectos concretos de la economía tras la pandemia. Un 37,7% sostiene que la economía familiar ha empeorado en el último año y el 84,6% dice que la posibilidad de encontrar un trabajo mejor ha empeorado. El confinamiento ha comportado que muchos barceloneses se hayan tenido que quedar en casa y teletrabajar. Un 78,8% de los encuestados opina que esta fórmula se acabará consolidando en un futuro.

El barómetro muestra también un cambio en la movilidad de Barcelona por motivos de trabajo o estudio. Tras el confinamiento, el número de personas que se desplaza a pie ha subido. Ahora es el 19,2% frente al 16,8% de antes de la crisis sanitaria. Sube también el uso de la bicicleta particular, que pasa del 6,5% al 8,1%. A pesar de los muchos inconvenientes que el Ayuntamiento está poniendo a motos y coches, la tendencia de estos vehículos es claramente al alza. Ahora los que usan el automóvil es el 28,9% (antes un 13,6%) y la moto, un 15,1% (antes un 9,7%).

EL BICING, A LA BAJA

El gran perjudicado de todos estos cambios es el transporte público. El uso del metro-FGC y Renfe cae del 50,2% al 33,3%, mientras que el autobús baja del 24,3% al 20,2%. También parece que los barceloneses le están dando la espalda al Bicing, el servicio público de alquiler de bicicletas, que pasa de un uso del 6,7% al 2,1%. En términos generales, un 10,6% de ciudadanos ha cambiado su forma de desplazarse.

Sobre la posibilidad de hacer vacaciones, un 48,1% de los barceloneses dice que no ha cambiado de planes -sobre la mesa está la amenaza del confinamiento total si siguen subiendo los contagios-, mientras que el 49,6% afirma que ha tenido que cambiar de planes y o bien se quedará en Barcelona o hará un desplazamiento más cercano. Hasta un 42,5% de los encuestados dice que se tendrá que quedar en la ciudad este verano.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.