El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) se podría incrementar en 2020 un 5,46% de media. Ésta es la propuesta que el gobierno de Ada Colau y Jaume Collboni ha puesto sobre la mesa en la modificación de las Ordenanzas fiscales para el próximo año en la capital catalana. Además del IBI, un número importante de tasas, tributos e impuestos podrían subir. 

El gobierno municipal quiere adecuar el IBI a los nuevos valores catastrales surgidos de la revisión hecha en 2017 para que todo el mundo pague de acuerdo con el valor catastral del piso. La subida del recibo anual supondrá un incremento del 5,46% si finalmente es aprobado. Para ello, la propuesta de las nuevas Ordenanzas fiscales deberá ser aprobada en la Comisión de Economía del próximo día 15 y, posteriormente, en el pleno municipal.

SUPRESIÓN DE LA BONIFICACIÓN POR DOMICILIACIÓN

En una nota de prensa difundida este viernes, el Ayuntamiento recuerda que durante los tres últimos tres años, el recibo del IBI se ha congelado para el 98% de los hogares barceloneses. El gobierno municipal asegura que los tipos impositivos del IBI bajarán del 0,75 al 0,66% y se suprimirán los topes, pero lo cierto es que el impuesto se encarecerá para los ciudadanos.  

La propuesta de las nuevas Ordenanzas fiscales del ejecutivo sobre el IBI, que el Ayuntamiento ya incluyó en la presentación del presupuesto de 2020, también prevé eliminar la bonificación que existe por tener el recibo domiciliado y un incremento de un 50% de la cuota para todas aquellas viviendas de uso residencial que están vacías.