Los barceloneses están muy divididos en la batalla que el sector del taxi está librando con los VTC. Las preferencias varían en función de la edad, pero la mayoría coincide en señalar que la huelga del pasado enero ha pasado factura al sector del taxi. Casi dos de cada tres barceloneses dice que las movilizaciones y los parones de hace dos meses han dañado, mucho o bastante, a los taxis, según el tercer barómetro de Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

El 63,8% de los barceloneses afirma que el conflicto ha dañado mucho (30,2%) o bastante (33,6%) la imagen de los taxistas, mientras que un 17,9% asegura que solo afectará un poco y un 15,7% dice que no tendrá repercusión alguna. Por edades, quienes consideran que el impacto es mayor son los ciudadanos de 35 a 44 años (40,5% creen que mucho daño), los residentes en Les Corts (53,3%, mucho) y Sarrià-Sant Gervasi (78,3% mucho o bastante). El porcentaje también es muy elevado (81,8% mucho o bastante) entre quienes han utilizado en alguna ocasión los VTC.

OPINIÓN MUY DIVIDIDA

Los más comprensivos con las reivindicaciones de los taxistas son los barceloneses de 75 o más años (52,5% poca o nula afectación a su imagen), los residentes en Nou Barris (45%, poco o nada) y quienes valoran con un 7 o más la gestión del Ayuntamiento (46,9% poco o nada).

Entre los habitantes de Barcelona, sin embargo, no existe un posicionamiento homogéneo respecto al conflicto. El 35,9% estima que los dos sectores tienen razón, mientras que los simpatizantes del taxi (20,0%) superan a los partidarios de los VTC (17,4%) por un margen muy estrecho. También es significativo que el 19,2% de los barceloneses afirma que ninguno de los dos sectores tiene razón y el 7,6% no tiene una opinión al respecto.

LOS USUARIOS DE VTC

Los porcentajes, obviamente, varían mucho entre quienes han usado un VTC y quienes no lo han hecho nunca. Entre quienes han usado las nuevas plataformas, el 30,2% dice que tienen razón los VTC y sólo el 8,5% se decanta por el taxi.

 

La mayoría de los ciudadanos que han utilizado en alguna ocasión los servicios de los VTC los prefieren al taxi por la calidad del servicio, el precio, el trato y la limpieza. El uso de estas plataformas es mayoritario entre los barceloneses de 25 a 34 años (51,6%). También es significativo entre los habitantes de 18 a 24 años (41,3%) y de 35 a 44 años (36,7%). El porcentaje cae hasta el 16,1% entre las personas de 65 a 74 años.

Casi dos de cada tres barceloneses (el 64,8%) que han utilizado los VTC se decantan por este servicio, frente al 9,7% que prefiere el taxi. El 16,7% de los usuarios afirma que le resulta indiferente uno u otro servicio.

LA OCUPACIÓN DE PISOS CASTIGA A COLAU

Mucho más unanimidad hay, según el sondeo, en el malestar de los barceloneses respecto a la ocupación de pisos. El 61,5% de los ciudadanos considera que Colau ha sido muy o bastante permisiva con el movimiento okupa. Tres de cada cuatro vecinos, por otra parte, afirma que la ocupación de pisos y locales es un problema grave.

La percepción del turismo entre los barceloneses ha mejorado en los últimos meses. El rechazo a este sector que supone el 14% del PIB de la ciudad ha descendido notablemente. En febrero de 2019, solo el 13'9% de los barceloneses tenía una visión negativa del turismo. Los índices más elevados de rechazo se produce en Ciutat Vella y en algunas zonas del Eixample, sobre todo las más próximas a la Sagrada Familia.

LA INSEGURIDAD, EL GRAN CONFLICTO

La mayor preocupación de los habitantes de Barcelona es el aumento de la inseguridad. Cada día se cometen más de 500 delitos en la ciudad, dato que explica que el 60,6% de los vecinos considere que la falta de seguridad es el principal problema que debe resolver la administración local. En febrero de 2018, el porcentaje era únicamente del 18,2%, pero la proliferación de los narcopisos y el incremento de hurtos y robos ha tenido un impacto muy negativo en la capital catalana.

La inseguridad y la suciedad son, posiblemente, los dos aspectos que la gestión de Colau suscita más críticas. A dos meses y medio de las elecciones municipales, el 64,3% de los barceloneses desconfía de la capacidad de su alcaldesa para resolver los grandes problemas de Barcelona.

Los resultados de esta encuesta de Centre d'Estudis Sociològics sobre el clima de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 4 y el 11 de febrero de 2019.