Barcelona no tiene un teniente de alcalde ni un concejal responsable del área de Seguridad, Prevención y Emergencias. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (Barcelona en Comú) decidió cuando elaboró el cartapacio municipal -poco después de ganar las elecciones en 2015- que ella misma iba a asumir esas funciones. Es decir, que de alguna manera, además de alcaldesa, Colau es la edil de Seguridad, aunque el cargo no exista físicament. Pero lo cierto es que (según la oposición) exista el título formalmente o no, nunca ha actuado como tal. Por este motivo, los grupos municipales del PDeCAT, Ciutadans, ERCPSC y PP le han pedido que renuncie a estas responsabilidades por el bien de la ciudad.

El varapalo a la alcaldesa no ha sido gratuito. Un informe elaborado por el comisionado de Seguridad y Prevención, Amadeu Recasens, que es el técnico que asume las tareas y responsabilidades del área a falta de concejal/alcaldesa, ha puesto sobre la mesa como avanzó en su dia Metrópoli Abierta, que los actos delictivos en Barcelona se han incrementado un 7,47% respeto al año pasado. Nadie se ha roto las vestiduras con el balance. Era previsible. Los últimos episodios que se han producido en la ciudad -narcopisos, peleas a machetazos en plena calle, actos violentos de los CDR o las propias quejas de los agentes de la Guàrdia Urbana- así lo han dejado patente.

Por este motivo, los grupos municipales de Ciutadans y del PSC han pedido la comparecencia ante la comisión de Presidencia de “el responsable municipal en materia de seguridad” (se supone que Ada Colau) para la intención de que diera explicaciones por “el aumento de los delitos y para dar cuenta de las últimas situaciones de inseguridad” acecidas en la ciudad, respectivamente. Pero Colau ni ha aparecido ni se la esperaba”. De hecho no ha asistido nunca y siempre que ha sido reclamada, ha sido reemplazada de facto por Recasens y por el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello (Barcelona en Comú).

UN NUEVO CONCEJAL CONTRA LA DEJADEZ

En este contexto, el siguiente paso era más que previsible. Que alguien pidiera responsabilidades a la alcaldesa por sus ausencias y porque detrás del aumento de la inseguridad y la violencia en Barcelona asomaban las orejas de la dejadez de la alcaldesa para con estos temas. Y este paso lo ha dado el grupo municipal Demòcrata (PDeCAT) que ha pedido directamente a la comisión que se nombrara “un nuevo concejal de Seguridad, Prevención y Emergencias en sustitución de la alcaldesa Ada Colau”.

Bingo. La propuesta del PDeCAT ha dado en el clavo, porque la propuesta la han secundado sin paliativos todos los grupos de la oposición excepto la CUP (que se ha abstenido). Barcelona en Comú (BeC) ha votado en contra, así que la derrota de la alcaldesa ha sido apabullante. Pero se trata solo de una victoria simbólica de la oposición, porque la alcaldesa va a seguir al frente del área como si tal cosa. Por si no había quedado suficientemente claro, Pisarello se ha apresurado a matizar que la ausencia de la alcaldesa en los debates es baladí porque el equipo de gobierno actúa “con transversalidad” y son varios concejales que se se implican en la materia.

Tanto la ausencia de Colau como la justificación de Pisarello han recibido una lluvia de críticas de las que les va a resultar difícil hacer oídos sordos, por muy simbólica que sea la victoria de la oposición. El concejal del PDeCAT, Jordi Martí, ha recriminado a la alcaldesa que "en tres años no ha cumplido con sus responsabilidades y la inseguridad y la delincuencia han crecido en Barcelona". Además, Martí ha alertado de que la alcaldesa está incapacitada para liderar la Guardia Urbana porque (textualmente) “le tiene alergia” a este cuerpo policial.

LA GUARDIA URBANA YA NO TIENE AUTORIDAD

El portavoz del grupo municipal de Ciutadans, Paco Sierra, ha denunciado que la alcaldesa “le ha quitado toda la autoridad a la Guàrdia Urbana” y ha aprovechado para reclamar un incremento de la plantilla de agentes municipales. “No puede ser que haya barrios que durante la noche estén desatendidos por falta de agentes”, ha lamentado Sierra. La portavoz del PP, Ángeles Esteller, se ha sumado a esta crítica y ha lamentado “el poco material y formación que reciben los agentes”.

El portavoz de ERC, Jordi Coronas, y la del PSC, Carmen Andrés, han coincidido en destacar que es necesario que la alcaldesa (o quien sea) “lidera las políticas de seguridad”. Coronas ha lamentado además la "mala imagen de la Guardia Urbana por parte de algunos colectivos" mientras que Andrés ha preferido exigir a la alcaldesa que apoye a la policía barcelonesa yq ue “reconozca públicamente” el trabajo que realiza.

Por otro lado, la comisión de Presidencia ha desestimado una propuesta de Ciutadans que solicitaba al equipo de gobierno que elaborar un informe de los daños causados por los Comités de Defensa de la República (CDR). No obstante, Recasens ha reconocido que ,al menos, se han registrado incidentes violentos por parte de los CDR en los que ha resultado dañado el mobiliario urbano.