El candidato a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls ha asegurado que si resulta elegido alcalde en las próximas elecciones municipales prohibirá la simbología partidista en la fachada del Ayuntamiento barcelonés. “ Yo quiero ser el alcalde de todos los barceloneses, y estos símbolos y eslóganes separatistas dividen a la sociedad. Yo no permitiré este tipo de simbología”, ha afirmado.

El ex primer ministro francés también ha criticado a la alcaldesa por permitir que en el balcón del Ayuntamiento esté colgado un lazo amarillo ya que “es la casa de todos los barceloneses”, al tiempo que ha asegurado que con ello la alcaldesa “no esconde que quiere pactar” con los partidos independentistas una vez se hayan celebrado las elecciones municipales.

RESPETAR LA JUSTICIA

El candidato, que cuenta con el aval de Ciudadanos para su lucha por la alcaldía, también se ha referido a la decisión de la Junta Electoral Central de instar a la Generalitat a retirar los lazos amarillos y las esteladas, identificados como símbolos partidistas, de cara a las próximas elecciones generales.

Valls ha dicho que el presidente del Govern debe respetar las decisiones de la justicia y retirar lazos amarillos, pancartas y esteladas de Palau y del resto de edificios dependientes de la Generalitat.

TENSIÓN EN SANT JAUME

Las presencia de un lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento ha provocado momentos de alta tensión cuando un grupo de personas ha intentado retirarlo durante la noche.

El intento ha acabado cuando los agentes de la Guardia Urbana encargados de la vigilancia nocturna en el consistorio han salido del interior del Ayuntamiento y han impedido que las personas que habían logrado descolgar el lazo amarillo se lo llevaran. Durante el forcejeo, uno de los agentes ha caìdo al suelo encima de una de la vallas que impide el acceso de las personas al consistorio.