ARCHIVADO EN:

Manuel Valls, líder de la plataforma 'Barcelona, capital europea' con la que espera llegar a convertirse en alcalde de la ciudad, ha apostado este lunes por buscar la estabilidad en Andalucía, en Madrid o en Barcelona entre los grandes partidos constitucionalistas frente al "populismo de la derecha extrema", que, a su juicio, representa el partido Vox, la gran sorpresa de las recientes elecciones andaluzas.

Valls ha pedido "prudencia, moderación y sentido común" tras los resultados electorales en Andalucía y ha apostado por "pactos inteligentes".

Para Valls, "el gran combate de hoy frente a los populismos de derecha o de izquierda es entre una cierta visión de la democracia, de los valores humanos, del respeto a las personas, a la sociedad civil, al Estado de derecho y a la separación de poderes".

Tanto la extrema derecha como la extrema izquierda "siempre van buscando lo mismo, un enemigo", que puede ser el musulmán, el judío, el refugiado, las élites, las empresas, Bruselas, Madrid..., y frente a ellos "hay que preservar la democracia". "No veo cuál es la alternativa que buscan (Matteo) Salvini y los otros", ha añadido al respecto.

Valls ha realizado estas declaraciones durante su intervención en el seminario internacional Grandes desafíos de Iberoamérica, organizado por la Fundación Internacional para la Libertad, con una conferencia sobre 'Barcelona y España, una cuestión de Estado'.

PACTO CONSTITUCIONALISTA

Durante su intervención, Valls ha dicho que los grandes partidos constitucionalistas, en alusión al PSOE, PP y Ciudadanos, deben buscar la estabilidad, "ya sea en Madrid, en Andalucía o en Barcelona". "Es un mensaje para todos", ha recalcado. Según su criterio, "hay muchos temas para dividir a los españoles, como los máster de los políticos o el futuro de Franco", pero "hay cosas hoy más importantes".

También ha ironizado -aunque sin mencionarle expresamente- sobre las palabras del domingo noche del líder del PP, Pablo Casado, que, "pese a perder votos y escaños", interpretó el resultado de las andaluzas como una victoria de su partido, que aspira a gobernar con el apoyo de Ciudadanos y Vox.

Valls, con Sánchez y Zapatero, en una reunión de la Internacional Socialista / Archivo
Valls, con Sánchez y Zapatero, en una reunión de la Internacional Socialista / Archivo

Frente a ello, ha hecho hincapié en que "los grandes partidos españoles" deberían aprender de las "lecciones" en Europa y en el mundo "de lo que representa el populismo" y "tendrían que unirse sobre lo que es más importante".

SOCIALISMO Y LIBERALISMO

Eso es lo que él quiere hacer con su plataforma en Barcelona, con la que concurrirá a la alcaldía en las próximas elecciones municipales y a la que espera sumar a otros "partidos constitucionalistas", como los socialistas catalanes.

"Aquí ya no se puede jugar como si la política fuera la de antes, como si no hubiera nuevas fuerzas (...) Nos jugamos la democracia", ha alertado Valls, quien tiene el convencimiento de que la fórmula para "contener al populismo" es "una gran alianza" entre "lo que fue la socialdemocracia y lo que es el liberalismo político".

Es el momento "de recuperar el gran centro político", ha subrayado Valls, y ha apuntado que los pactos tendrán que ser "inteligentes, pensando en el respeto a las personas, a las opiniones, con moderación y sentido común".