ARCHIVADO EN:

Ni titubea ni pierde la sonrisa. Elsa Artadi (Barcelona, 1976) sabe lo que se juega en las elecciones municipales de este 26 de mayo, pero confía en sí misma y proyecta energía. La política y economista pretende dar el salto desde el Parlament de Catalunya –donde era consellera de Presidencia y portavoz del Govern– a la plaza Sant Jaume, donde se ubica el Ayuntamiento. Aunque nada de esto hubiera sucedido si Joaquim Forn –número uno de la lista de Junts per Catalunya (JxCat)– no estuviera en prisión preventiva. Al parecer, el que fue primer teniente de alcalde con el gobierno de Xavier Trias en Barcelona tenía grandes planes para la joven Artadi.

Con un lenguaje cercano y distendido, y de forma cariñosa, Elsa Artadi quiere camelar a los independentistas indecisos. En varias ocasiones ha dejado claro que, para ella, Ernest Maragall (ERC) "no es la opción de futuro para la ciudad". "Lleva desde 1965 trabajando en el Ayuntamiento. Ya no es que yo no hubiera nacido, es que mis padres no estaban ni casados", dijo en una ocasión durante la campaña electoral.

FUNDADORA DE LA GROSSA

Elsa Artadi, doctorada en la Universidad de Harvard, entró a la Generalitat en 2011 como asesora del conselleria de Economía durante el mandato de Mas-Colell. En 2013 pasó a ser la directora general de Tributos y Juego: fue cuando ideó el popular sorteo La Grossa de Cap d’Any. En 2015 fue nombrada secretaria de Hacienda del Departamento de Economía y Conocimiento y, en 2016, directora de la Coordinación Interdepartamental de la Generalitat.

Entonces empezó la historia (interminable) del procés. Y una cosa trajo la otra. El referéndum se zanjó con la aplicación del Artículo 155 de la Constitución Española y, tras el encarcelamiento, Artadi actuó como coordinadora interdepartamental para su aplicación. Su gestión fue bien vista por el Gobierno de Mariano Rajoy (PP), que incluso la valoró “como candidata de su agrado” dadas las circunstancias.

LA FACETA MÁS 'ZEN' DE ARTADI

Elsa Artadi, gran amante del Laberint d’Horta, vive con su actual pareja, un abogado fiscalista llamado Heribert Padrol, en Sant Gervasi. Le gusta practicar yoga, comer en la bodega Sepúlveda y desconectar en Sitges. Apuesta por el reciclaje, el transporte público (no tiene carné de conducir), el comercio de proximidad y la ropa producida en Cataluña.

Su madre, Esther Artadi, se encarga de una pequeña inmobiliaria. Patrick, su único hermano, es socio en un fondo, Mundaka capital. Esther Artadi y su primer marido se separaron hace años y luego los dos hijos decidieron invertir el orden de sus apellidos. Elsa también vivió un divorcio con Alberto Arraut, un arquitecto sobrino de Xavier Trias.

LAS PROPUESTAS DE JXCAT

Entre las propuestas municipales de JxCat, destaca la idea de convertir Collserola en un Central Park. También considera una subida del salario y una bajada en el precio del alquiler. Como otras formaciones, aboga por empoderar a la Guardia Urbana para combatir la inseguridad en Barcelona, según subrayaba en una entrevista con Metrópoli Abierta. Con la independencia como bandera del progreso social, quiere fomentar el "turismo de calidad" impulsando otro tipo de eventos.

A día de hoy, el partido (hasta ahora PDeCat) es la segunda fuerza en el Ayuntamiento de Barcelona, donde cuenta con nueve representantes. Sin embargo, los resultados que pronostica el CIS no son del todo alentadores: el partido que encabeza Forn obtendría entre cinco y siete concejales. Aunque, pase lo que pase en los próximos comicios, Elsa Artadi tiene claro que ha dado el paso hacia la política municipal con una sola condición: que sea para quedarse. Sea en el Gobierno o en la oposición.