ARCHIVADO EN:

El anuncio de Joaquim Forn de que encabezará la lista postconvergente a las elecciones municipales de Barcelona ha recibido un importante espaldarazo con el apoyo del expresidente catalán e impulsor de la Crida Nacional, Carles Puigdemont. "¡La capital de Cataluña en buenas manos!", ha sentenciado el antecesor de Quim Torra al frente de la Generalitat.

El apoyo de Puigdemont sorprende en tanto en cuanto su compañero de aventuras en la Crida Ferran Mascarell mantiene su decisión de encabezar su propia lista. Para el expresidente catalán, Forn ofrece "un equipo con liderazgo, plural, sin sectarismos, abierto al futuro y vinculado al país".

MASCARELL, EN FUERA DE JUEGO

Parece obvio que Mascarell, delegado del Govern de Catalunya en Madrid, se tendrá que integrar en la lista Forn si quiere tener alguna opción de salir elegido, en unos comicios en los que cada partido está poniendo la carne en el asador y el voto estará más repartido que nunca con la aparición de nuevos proyectos con aspiraciones como los del propio Mascarell, Graupera, Vosseler, Vox o Jacobi. El mensaje de Puigdemont apoyando a Forn deja al que fuera conseller de Cultura de la Generalitat sin el que debería ser su principal baluarte en una candidatura independiente.

Este movimiento también complica las opciones de Mascarell de subir puestos en la lista de Forn, en la que Elsa Artadi parece que será la número dos y se rumoreaba que el tres se lo disputarían Neus Munté y el delegado del Govern en Madrid. Ahora, sin la baza del apoyo de Puigdemont, pierde peso su candidatura y tendrá que conformarse con aceptar el puesto que le ofrezcan.

APOYO DEL PDECAT

Forn, como era de esperar, también ha recibido el apoyo del PDeCAT, partido en el que milita. Su presidente, David Bonvehí, le ha enviado un mensaje por Twitter en el que aplaude que tenga "Barcelona en la cabeza y el corazón, como muchos que te acompañarán para estar al servicio de la ciudad".

Lo que sí que sorprende es que Forn no mencione en la carta en ningún sitio al partido del que forma parte y cuyas listas va a encabezar. Esto podría tratarse de un guiño a Mascarell y otros candidatos independentistas como Graupera en un intento de frenar el sorpasso que las encuestas dicen que Esquerra protagonizará en el soberanismo municipal.